José Francisco Nolasco encamina ya su sexto año en Huesca capital. Reflexivo hasta la médula, imprime a cada respuesta lo más parecido a un ‘clinic’. En la capital altoaragonesa se siente a gusto. Presión tiene la justa y eso imprime cierta tranquilidad a su trabajo en el banquillo del BM Huesca al que puede aplicar alquimia en esa obligación de equilibrar veteranía y juventud a un presupuesto ajustado.
¿Qué se le paso por la cabeza cuando empezó a forjar el equipo?

El equipo está en función de lo que busca y podía el club. Había responsabilidad e ilusión por cambiar el funcionamiento de los cinco años anteriores. No estaba Efrén (Pérez, quien fuera su segundo) ni Javi (Río, fisio del equipo varios años), pero porque se buscaba una mayor dedicación. Se buscó un saltito más. Cualquier detalle te hace progresar. Veníamos de una campaña complicada y se intentó configurar una plantilla para competir con algo de garantía. La confección de la plantilla buscó ser competitivos desde el primer momento.

Pronto se le cayó la primera pieza. La lesión de Mikel Mugerza en una mano por un accidente náutico lo dejó fuera ya de la pretemporada.

En julio me llama su padre, porque él ya estaba ingresado y me lo contó. Cuando vi la llamada y vi quien era ya pensé que había algo raro. Lo primero que dije fue ‘ostras’, qué ha pasado. Ya vi que la maldición (de las lesiones por las sufridas en la temporada anterior) seguía con nosotros. Pensé que igual era menos, que aún era julio, igual solo se perdía un mes de competición… Pero la realidad es que se rompía el equilibrio de la plantilla que obligaba a compensar. Luego teníamos dudas de cómo estaba Eloy, aunque todos sabemos que es un gran profesional, de los más ‘currantes’ que me he echado a la cara. También teníamos dudas de cómo estaba Puyi (Albert Pujol) que venía tras una lesión de ligamentos. Después de lo que hemos hecho en esta primera vuelta creo que acertamos en todo.

Presentación de la actual plantilla del Bada BM Huesca. Foto: Carlos Pascual
Presentación de la actual plantilla del Bada BM Huesca. Foto: Carlos Pascual
Acabada la primera vuelta ¿le ha sorprendido Pejanovic?

No. Lo veo bien y en un equipo tan exigente como el nuestro a veces no te salen bien las cosas, pero es un portero increíble.

¿La primera línea titular ha estado mellada por las lesiones de Novelle y Marcelo o porque ya se les conoce mucho?

El problema es este de titular. Lo que yo busco siempre es el equilibrio ofensivo y defensivo. Lo que más me interesa es cuántos minutos juegan y en esos minutos cuánto rendimiento me dan. Hay muchos componentes a la hora de decidir quién juega y quién no. Lo que ocurre es que hay jugadores que piensan que por el hecho de no salir titular piensan que han perdido caché o que no se confía en ellos.

¿Eso pasa en el BM Huesca?

Puede ser.

¿Y le pone nombres?

José Francisco Nolasco siempre quiere salir de titular (risas).

Se tira con lo que se tiene y en el tramo final de la primera vuelta se le cayeron Mira, Pujol y Rochel responderá que no, pero ¿de verdad nunca ha pensado dónde podría estar el BM Huesca sin ningún lesionado?

En lo que pienso es (silencio) y se lo he dicho a los jugadores: los pequeños detallitos es lo que nos lleva a tener uno o más puntos. Hemos empatado 6 partidos y lo fácil es decir que si hubieran sido victorias tendríamos seis puntos más. Y no. Lo que digo es: cuántos puntos hemos ganado en el último segundo y cuántos hemos perdido en el último segundo.

¿Le duele que la evolución del club y su juego no vayan acompañados de un mayor calor desde la grada?

Nuestro problema es el propio pabellón. Es tan grande que los gritos mueren antes de llegar a la pista. Jugar en Puente Genil, Aranda, Cuenca, León, Benidorm es una presión especial para el rival. Es cierto que tenemos una de las mayores aficiones de la Asobal, pero es que el grito muere antes de llegar a la pista. En una ciudad tan pequeña y con tanta diversidad de deportes es para quitarse el sombrero por el número de aficionados que vienen. Somos un club relativamente nuevo, que no ha tenido ese punto de arraigo como tuvo el Peñas en su momento donde era el único espectáculo deportivo de nivel que tuvo Huesca. Es que ahora hay muchas cosas. Y no solo en el plano deportivo. Es muy complicado fidelizar y ser el único foco. Lo que tenemos es que volver a Europa y conseguir lo que hicimos hace dos temporadas.

Es técnico municipal del Ayuntamiento de Elche en excedencia ¿le sorprendió el nivel deportivo que se encontró en Huesca?

Lo que me sorprendió  es que en una época de crisis hubiera tres clubes como el balonmano, el fútbol y el baloncesto tan bien organizados.

¿Qué es lo que ha cambiado en Nolasco del de hace cinco años al de ahora?

Tengo menos pelo (risas). En deportes como el balonmano es más fácil estar tantos años en un mismo banquillo. Quim (Costa) también está cerca de hacerlo en el baloncesto, y en el fútbol, como ya dije en su momento, es otra historia. Los intereses no son deportivos, son otros. Bueno, del Nolasco al de ahora la diferencia es que he aprendido mucho. Del que vino con las cosas tan clarísimas ya sabes que no son las únicas. Cuando conoces más mundo ves más posibilidades e intentas captar ideas de todos los lados. Y por lo tanto abres más tus ojos y tus miras.

José Nolasco dirigiendo al equipo en El Palacio | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
José Nolasco dirigiendo al equipo en El Palacio | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual
Y en esa apertura de ojos y de miras, el BM Huesca no deja de ser un punto más en el camino.

En el centro de mi punto de mira está en el BM Huesca. Mi sueño no es ser entrenador de la selección nacional o del Barcelona. Mi único sueño es ser mejor como entrenador.

Pero le gustaría entrenar a un equipo de las grandes ligas. Es la derivada lógica.

Lo digo en serio: no se trata de hacerlo de maravilla aquí para que se fijen en mí e irme a la liga de Francia, de Alemania o a ganar dinero en Qatar.  Aquí estoy súper a gusto y tan pronto como veamos que nuestros caminos tengan que separarse pues me volveré a mi trabajo y punto. Es que ahora mismo, en España, mejor que en el BM Huesca es imposible.

¿Tiene la impresión de que la Asobal ha pasado ya el peor momento que empieza a respirar otro ambiente?

El balonmano tiene muchas patas y para crecer hay que verlo todo; desde políticas a nivel nacional que fomenten lo que es el deporte a un nivel distinto a lo hecho hasta ahora a las estructuras de los clubes. En Huesca hemos hecho una gran profesionalización. De lo que se hacía en el BM Huesca cuando yo llegué a lo que se hace ahora, hay un abismo. Y que no se entienda esto como que ha sido gracias a mí, ni de casualidad. Se debe a cómo se ha estructurado el balonmano y nuestro club. La realidad es que todos los clubes miran a ser mejores y con Movistar, y su compromiso adquirido por tres años, es el tiempo que tenemos.

Pocos deportes en España han conseguido tanto a nivel nacional y de clubes, con una base de federados muy potente y que tienen tan poco tirón mediático, ¿por qué?

En los buenos momentos del balonmano se hizo muy poca inversión a futuro por los clubes. Y estamos en una sociedad donde hay que fidelizar al abonado. Tenemos que generar cosas para que el espectáculo del balonmano, el partido, sea algo más dentro de otras cosas. Esto ya lo están haciendo en Alemania, en Francia. Cuando hubo dinero en el balonmano no se invirtió en el futuro. Y esto hay que acompañarlo con políticas deportivas. Las subvenciones son complicadas por lo que hay que potenciar el mecenazgo que premia al que trabaja cuando las subvenciones, en ocasiones, no.

Que la Asobal tenga ya solo a un equipo imbatible como es el Barcelona da vidilla a la Asobal.

Granollers está más cerca del resto y hay un ramillete de equipos donde todos pueden ganar a todos. Tan solo queda el Barça y es algo más mortal que la temporada anterior donde estaban Karabatic y Rutenka. Lo mejor es que se está igualando hacia arriba.

En corto

¿Es más de Star Wars o de Star Trek?

Sinceramente me gustan todas las películas que me hagan pensar es cosas de ciencia ficción. En las cosas tecnológicas que hay en esas o en cualquier película de ciencia ficción.

¿El último regalo que ha hecho?

Me parece que un libro y de balonmano.

¿El último que le han hecho?

Ropa de deporte.

¿Qué es lo que más le saca de sus casillas?

Me fastidia que nos vayan manipulando por todos los lados. No te puedes quedar solo con un medio, hay que contrastar mucho y si entras en internet igual.

¿Fue comparable la emoción del ascenso a la Asobal o la clasificación para jugar Europa?

Si. Jugar competición europea significó mucho y el ascenso fue algo increíble al conseguirlo en el primer año. Pero también jugar la Copa del Rey la Copa Asobal. Es que en esa temporada nos salía todo. Echabas el balón hacia atrás y metías gol.

¿Cuál es su entrenador de referencia?

Manolo Cadenas.

¿Existe para usted el jugador perfecto?

Es complicado. Karabatic se acerca a eso. A nivel nacional me gusta mucho Gurbindo, Alberto Entrerríos o Víctor Tomás tipos sencillos y muy competitivos.

¿El Nolasco que pierde es inabordable?

Me quedo en casa y reflexiono sobre lo ocurrido.

¿Cómo celebra la victoria en uno de esos encuentros que se deciden en el último segundo?

Igual. Al final la valoración es por tramos o por una temporada.

  • Fernando Escartín

    Muy buena la entrevista, felicidades al entrevistador y al entrenador.

    Me quedo con varias cosas que comenta Nolasco:

    – El club ha evolucionado y se ha profesionalizado.
    Y sus buenos resultados ha tenido. Llegar a competiciones europeas y final de copa del Rey hablan por sí solos de los frutos al buen trabajo en manos de profesionales.
    – La afición, una de las mayores de la Asobal.
    Y fiel, digo yo. Sí señor, que anima, que entiende… Sabe estar en su sitio.

    – Tres clubes en nuestra ciudad tan bien organizados, balonmano, baloncesto y fútbol.
    Lo he dicho en otras ocasiones, en las páginas del Huesca. No sabemos lo que tenemos en la ciudad, es una gran fortuna disponer de tres equipos de “élite”.

    – La paciencia y dejar hacer a los entrenadores profesionales.
    Él mismo afirma que ha aprendido mucho (lógico, de sabios es observar y quedarse con lo mejor de lo que vea para luego ponerlo en práctica). Porque le han dado tiempo y paciencia. Tanto él como Quim Costa han hecho y hacen malabarismos y maravillas con sus jugadores. En cambio, reafirmo sus palabras, en fútbol no predominan los intereses deportivos, y así va.

    Que aprendan desde el Alcoraz, están tirando por la borda el buen hacer de los últimos años. Así, con criterios escondidos por delante de los deportivos, nos vamos a la deriva.

    ¡Tevenet estaba nombrado para hacer en el fútbol lo mismo que Nolasco y Costa en sus deportes!

    Pero… le cortaron las alas. Lástima.