Corona, estandarte del Almería| Foto: Sport
Turismo Villanua
En la octava entrega de ‘El capitán del rival’ vamos a analizar al del Almería, Miguel Ángel Corona, todo un símbolo del club andaluz.

Miguel Ángel García Pérez-Roldán (Talavera de la Reina, Toledo, 1981) es un centrocampista de la Unión Deportiva Almería y capitán del equipo, que se enfrenta en la próxima jornada a la Sociedad Deportiva Huesca. A sus 36 años, y en la recta final de su carrera, espera ayudar al equipo a mantener la categoría en un año complicado para los andaluces.

Bar Álvaro

Corona comenzó su carrera futbolística en las categorías inferiores del Real Madrid, concretamente en la temporada 1999/2000 en el Real Madrid ‘C’, consiguiendo un récord personal goleador con 25 tantos en apenas 20 partidos. La temporada siguiente pasó a formar parte del Real Madrid Castilla donde anotó 12 tantos en 31 encuentros. En la temporada 2000/2001, da un salto en su carrera fichando por el Real Zaragoza donde permaneció hasta el año 2004. Al año siguiente fue cedido al Poli Ejido para volver en la campaña 2005/2006 al club maño, donde apenas disputaría 4 partidos siendo finalmente cedido de nuevo al Albacete en el mercado invernal.

Finalmente, Corona recaló en su club actual en la temporada 2006 donde permaneció nada más y nada menos que 9 años: la Unión Deportiva Almería, con el que ha disputado 285 partidos consiguiendo anotar 16 tantos. En septiembre de 2015, y tras haber permanecido en el club andaluz durante casi una década, comenzó su aventura australiana fichando por el Brisbane Roar. Poco tardó en volver y es que el verano pasado anunció su regreso a Almería, club con el que consiguió 2 ascensos a la máxima categoría y 2 descensos.

La escasa participación de Corona esta temporada es un hecho y es que actualmente solo ha disputado 487 minutos en LaLiga 1|2|3 en 13 partidos, en los que ha sido titular en 4 de ellos. A pesar de todo, el capitán registra 41 recuperaciones y un acierto en el pase del 83% en los 281 realizados. A sus 36 años es consciente del poco grado de aportación que tiene en el equipo, ocupando el rol de capitán pero con menos minutos que el resto de sus compañeros.