Motorland Moto GP

No caminarás solo

5

Tras la conclusión del partido ante el CD Numancia y sin saber muy bien porque, mi cabeza me llevó a Valencia, sin detenerme un momento a mirar lo sucedido en esta pasada jornada y con la sensación de que podemos revivir la comunión del día de Reus para poner el broche final a una temporada de ensueño.

Pero antes de llegar a tierras valencianas quiero detenerme en esos titanes que el pasado domingo desafiaron al tiempo. A esos que pese al aguacero no cejaron en su empeño de dar aliento a una plantilla a la que estarán eternamente agradecidos. Algunos llegaron a dudar de si mismos, pero ayer sentí orgullo de una afición que merece todos los reconocimientos.

Como en la vida diaria, en la barrera del fútbol la afición se mueve por impulsos. El cuerpo solo me pide peregrinar al Ciutat de València para vivir un día inolvidable. Ahora toca avivar la llama del sentimiento azulgrana. Disfrutar junto a los guerreros que se están dejando la piel por el escudo azulgrana. Con sus errores y sus aciertos, con sus limitaciones y sus virtudes, merecen que el próximo sábado la “Marea” azulgrana sea más numerosa que nunca.

La machada se antoja difícil, pero nadie dijo fuera a ser fácil. Lo sueños llevan consigo una serie de contratiempos, de dificultades que, con fe, esfuerzo y una buena dosis de generosidad pueden tornarse en realidad. La situación requiere que los seguidores sean generosos y que expresen el sentimiento de orgullo acumulado durante 41 jornadas.

Si al final se produce el final no deseado, se ha de estar preparado. Sin reproches, con la sensación de haber disfrutado como nunca, con la tranquilidad del deber cumplido. Que una afición sienta orgullo por su equipo es el mayor de los títulos.

Juntos hasta el final, hasta que el reloj se detenga, hasta que la realidad quizá nos despierte, pero unidos y convencidos de dar las gracias pase lo que pase.

También podría interesarte Más del autor

Comentarios