Imagen durante el Nástic 2-2 Lugo | Foto: LFP
El próximo rival de la Sociedad Deportiva Huesca en LaLiga 1|2|3 cosechó un empate con sabor muy dulce ante el Lugo (2-2), marcando el último gol sobre la bocina.

Este próximo domingo se citarán en El Alcoraz dos equipos que en la primera jornada de la temporada consiguieron sumar un punto respectivamente. El Huesca lo logró en Alcorcón, mientras la entidad grana añadió su primera unidad en el casillero después de luchar a capa y espada contra el Lugo en el Nou Estadi.

El partido comenzó en contra para los de Vicente Moreno, que antes del descanso ya iban perdiendo 0-2 gracias a los goles de Alfonso Pedraza y Joselu (penalti). Durante el intermedio, las indicaciones del técnico valenciano surtieron efecto y sus pupilos se pusieron las pilas para obrar la remontada. Ikechukwu Uche recortó distancias para los catalanes desde los once metros a la hora de partido, dejando el culmen de la alegría para el último minuto del tiempo reglamentario, cuando Álex López remató al fondo de las mallas un centro desde la derecha de Gerard Valentín que desató la locura en las gradas.

La entidad tarraconense mostró una notable mejoría en los últimos 45 minutos, poniendo en serios aprietos a un Lugo que se defendió con uñas y dientes pero que se dejó empatar casi con el tiempo cumplido. El inicio del encuentro fue flojo para el Nàstic, pero en la segunda mitad demostraron el potencial que tiene este equipo, que un año más opta a los puestos altos de la tabla y tratará, como el Huesca, de sumar sus primeros tres puntos en la segunda semana de competición.

Resumen del Nástic 2-2 Lugo