El delantero costarricense y el portero argentino no se ejercitaron ayer con sus compañeros debido a que arrastran molestias musculares desde el pasado domingo. Por contra los dos jugadores grancanarios, que estaban entre algodones, entrenaron con normalidad junto a sus compañeros disponible y su mejoría hace intuir su alta médica para jugar el sábado contra el Oviedo.
Entrenamiento de la SD Huesca | Foto: HERALDO
Tevenet da una charla en un entrenamiento | Foto: HERALDO

Jonathan Moya y Leo Franco fueron las dos ausencias notables en la vuelta del Huesca ayer a los entrenamientos en el IFPE Montearagón. Los dos futbolistas finalizaron con molestias musculares el pasado encuentro ante el Córdoba. De hecho ninguno de los dos jugadores llegó a finalizar el encuentro, obligando a Luis García Tevenet a gastar dos cambios.

El portero sudamericano está esperando el resultado de unas pruebas que determinarán el alcance de su lesión mientras sigue un tratamiento médico y fisioterapéutico, haciendo difícil a día de hoy su presencia el sábado sobre el césped del Alcoraz para enfrentarse al Real Oviedo. En el caso del ariete centroamericano, que ha llegado al entreno cojeando, se ha preferido no forzar para intentar reducir el riesgo de lesión grave. Todo parece indicar que Jonathan sufre un esguince en su tobillo.

Por contra, Aythami y Tyronne, que estaban entre algodones y no han participado últimamente en la rutina del grupo, completaron la sesión trabajando al mismo nivel que sus compañeros, demostrando una notable mejoría de sus molestias y presentando su candidatura para ocupar un puesto en el once titular que saltará este fin de semana al tapete del feudo oscense con el objetivo de sumar tres puntos ante el conjunto ovetense.

.