CABECERA Web Completa

Míster, ¿qué hacemos?

7
Para darle la vuelta a la mala dinámica en la que se ha visto inmerso el conjunto azulgrana, Anquela tiene futbolistas de cualidades suficientes para que el equipo llegue a jugar mejor y a ganar más de lo habitual.

Llegó Lluís Sastre primero y Vinícius Araújo después y se marchó un fijo como Jesús Valentín. Con el mercado de invierno cerca de terminar y una SD Huesca que prácticamente dio por cerrada su plantilla para encarar la segunda parte del campeonato, Juan Antonio Anquela cuenta con un mejor fondo de armario y con jugadores de mucho nivel que pueden dotar al equipo de un mayor dominio en sus partidos y de ser todavía más grande de lo que nos ha demostrado.

Bar Álvaro

Sergio Herrera y la línea defensiva (Akapo, Carlos David, Jair y Brezancic) a parte, pues los cinco no solamente son titulares, sino intocables, los recién llegados abren una ventana de posibilidades al jienense. Bendito problema, dirían algunos. Y, este, lo es. Sastre se suma al criterio y talento que existen en el centro del campo azulgrana y Vinícius aporta una mentalidad ofensiva distinta a la que el Huesca tenía, la que posee Borja Lázaro. Así, los Aguilera, Melero, Vadillo, Ferreiro, Samu y el propio Lázaro, el resto de titulares, deberán comprender y compenetrarse con los dos nuevos fichajes, a quienes, por cualidades, el banquillo se les queda demasiado corto.

Pero no todos pueden jugar a la vez, obviamente. Anquela tiene ante sí la díficil decisión de sentar a alguno en detrimento de otro, y lo mejor es que los resultados, al no estar siendo nada positivos, y las sensaciones en el juego, que están siendo cambiantes por momentos, le permiten al jienense tomar decisiones que a priori pueden resultar arriesgadas pero que, después, se pueden convertir en, más que importantes, decisivas para el buen hacer, para que el Huesca juegue mejor de lo que lo ha llegado a hacer y retorne en él el equipo ultraofensivo y ganador que llegó a ser en jornadas anteriores. He aquí algunas indicaciones.

Comencemos por el esquema. ¿Entorno a qué o a quién hay que jugar? Para sacar el máximo rendimiento al mejor futbolista y diferencial de la plantilla, Samu Sáiz, el puesto de la mediapunta es intocable para él. Sin embargo, en el 4-2-3-1 actual, para que el rubio conserve su mejor posición, Aguilera, Melero y Sastre deben luchar por dos puestos, quedándose uno de ellos fuera, y es que el Huesca no se puede permitir prescindir de ninguno de los tres. Ahí está la cuestión. Que si Aguilera, Melero, Sastre y Samu han de jugar, quedan únicamente dos puestos para Ferreiro, Vadillo, Lázaro y Vinícius.

El mejor once posible para la SD Huesca de Anquela
El mejor once posible para la SD Huesca de Anquela

Con los mejores centrocampistas del equipo sobre el césped (Aguilera, Melero y Sastre) y manteniéndose Samu Sáiz en el enganche, el esquema adecuado es el 4-4-2 en rombo. Aguilera en el mediocentro, Sastre en el interior derecho, Melero en el izquierdo, y Samu en la mediapunta. Un esquema que no permite extremos o jugadores de banda, que aboga por el juego interior y por una máxima y óptima asociación por dentro y que no se olvida del gol. Entonces, con Vadillo y Ferreiro (que hasta la fecha han dado un rendimiento más que notabe) descartados de forma obligada por el mismo, saldrían beneficiados los dos arietes, teniendo la posibilidad de jugar juntos y de hacerlo, ambos, de la mejor forma posible. Vinícius, con espacio para desplegar su mayor movilidad y sin la presión de ejercer como única referencia; y Lázaro, con un apoyo constante sobre el que jugar sin tener que alejarse de su mejor zona de acción.

Un sistema táctico atrevido que permite jugar en la medular a los mejores y que no pierde de vista la importancia de los hombres de ataque. Los futbolistas Vadillo y Ferreiro serían los perjudicados de un esquema que le permitiría, al Huesca, seguir gozando de dominio con el esférico, dotar a éste de la mayor fluidez y calidad posible y que sus dos mejores (y únicos) delanteros le devolviesen al equipo una facilidad goleadora que parece haberse perdido por el camino. Las bajas le permitirán a Anquela meditar sus intenciones y será el Zaragoza la primera prueba para afrontar del ‘nuevo Huesca’.

También podría interesarte Más del autor

Comentarios