Imagen durante la prueba | Foto: Ayuntamiento de Barbastro
A través de caminos rurales, los andadores han unido el Entremuro y Cregenzán, donde han compartido una comida.
Más de 300 personas han participado este domingo en la XII Marcha Interbarrios, uniendo los barrios del Entremuro y Cregenzán en un recorrido sencillo por caminos rurales que rodean la ciudad, para disfrutar después de una comida de hermandad. La caminante de mayor edad ha sido Pilar Grasa Cavero, de 88 años, y la más joven Mar Grasa Lloret, de 4. Ambas han recibido el reconocimiento de la organización.
El Área de Participación Ciudadana, junto con las asociaciones de vecinos de los barrios del Entremuro y Cregenzán, han organizado un nueva edición de esta marcha nacida hace más de una década con el objetivo de fomentar la convivencia entre los vecinos de los barrios y dar a conocer diferentes rincones de la ciudad.
A las once y media de la mañana la mayor parte de los participantes se han reunido en la plaza de la Candelera, desde donde ha partido la marcha, recogiendo a más caminantes a su paso por las Huertas. En total, más de 300 personas, la mayor parte de ellos caminando pero algunos también en bicicleta, han querido sumarse a esta iniciativa que propone una animada jornada familiar para todas las edades.
Tras la comida de alforja, en la que el Ayuntamiento ha ofrecido a los participantes la bebida, el postre y el café, se ha reconocido el esfuerzo de los caminantes más joven y más mayor que hayan completado el recorrido íntegro a pie, Mar Grasa Lloret (4 años) y Pilar Grasa Cavero (88 años), respectivamente, y se han entregado los trofeos del campeonato de guiñote de la mañana, antes de disfrutar de una tarde de bailes y juegos populares.
Cruz Roja Somontano, Protección Civil, el Club Ciclista y el colectivo Interpeñas han colaborado en el desarrollo de esta jornada de convivencia, así como el resto de asociaciones de vecinos.