Mira, durante el amistoso contra el Naturhouse, frente a Garabaya. Foto: sporthuesca.com
El Bada Huesca vuelve este lunes a una semana de entreno que desembocará en el triangular de Santander con el Sinfín y el Villa de Aranda. El capitán Marco Mira  hace un primer balance de los dos amistosos disputados hasta ahora.

“Nos queda mucho”. El entrecomillado es de Marco Mira. El capitán del Bada Huesca subraya que si bien se empiezan a ver cosas positivas, la realidad es la que es. “Está claro que los sistemas tácticos ofensivos hay que asimilarlos mejor y que en defensa, también tenemos errores, pero son menos visibles”.

Los dos amistosos disputados hasta ahora por el siete altoaragonés le han llevado a medirse a dos equipos muy distintos. El Billère galo propuso un juego mucho más físico que un Logroño armado con muy buenos jugadores. “El Naturhouse es un equipo champion”, subraya el capitán del Bada consciente de que el amistoso del viernes fue contra uno de los sietes más poderosos de la Asobal. “Salvo contra el Barça, en la liga no vamos am jugar contra otros equipos con tanta gente por encima de los dos metros y con tantos kilos”, acota. El resto, en un principio, son más ‘terrenales’.

Y en esa liga de más clase media llega una primera toma de contacto el próximo fin de semana con el torneo de Santander. Un triangular en el que jugará contra el local Go Fit BM Sinfín y el Villa de Aranda. Eso sí, el Bada acudirá en una semana más de trabajo que tendrá como asueto el viaje a la capital cántabra. Mira orilla la obtención de resultados positivos en pretemporada, porque lo importante es juntar las piezas. Lo importante es llegar a la primera cita del calendario de competición, Cuenca, con el bloque engranado.

Por otra parte, este lunes, Álex Marcelo se someterá a una ecografía para saber el alcance de su lesión en una pinera. En principio, con el reposo de estos días –no jugó contra el Naturhouse- tiene que ser suficiente para que vuelva a la dinámica de entrenos del equipo.