Portalez defendiendo un balón frente a Breogan / Foto: C.Pascual
Turismo Villanua
Enorme decepción del Magia Huesca ante su afición en un choque que tras un buen primer cuarto con actitud e intensidad, se tiró al traste tras un parcial de 11-28 en el segundo cuarto. Tras el descanso los peñistas volvieron a apretar, pero fue en vano y de nuevo se quedaron en blanco en el último cuarto ante un Breogán crecido y con confianza. Nefasto partido de Simovic, en cambio, Motos brilló con 19 puntos. || FOTOS DEL PARTIDO.

Igualado primer cuarto en el que ambos conjuntos mantenían una alta intensidad, siendo Gilling el hombre más destacado por parte del conjunto gallego, mientras que Gintvainis y Gantt comenzaban acertados y forzando faltas para los hombres de Guillermo Arenas. Los visitantes disfrutaron de una renta de ocho puntos (12-20), que rápidamente fue neutralizada con la aparición de Mikel Motos, quien anotó ocho puntos consecutivos para ser todo un ciclón en pista y empatar el partido a 20, aunque Arco dejaba a los lucenses por delante (20-22).

Los seis primeros minutos del segundo cuarto fueron una losa, una auténtica rémora para los intereses peñistas, como ya ha sucedido en tantas ocasiones a lo largo de la presente temporada. Del 20-20 que había colocado Motos hace tan solo unos minutos, se pasaba a un 24-40 que sentenciaba el partido y caía como una jarra de agua fría para los aficionados oscenses. El Magia demostraba ser un equipo hundido que a la mínima que sufre un revés, es incapaz de mantener la concentración y la actitud necesaria para un envite de tanta exigencia como es la segunda categoría del baloncesto nacional. Gintvainis, Bulic, Portález perdían balones; Pérez y Fontet no acertaban opciones relativamente claras y para más inri los árbitros le pitaban una rigurosa falta en ataque al joven Portález. Stainbrook mientras tanto no perdonaba para los suyos. Con el 31-50 se llegaba al descanso y con evidentes caras de frustración en los rostros peñistas.

Tras la reanudación se esperaba una reacción, que parecía posible tras los triples de Gintvainis y Motos (45-56), pero ya no bastaba con que el Magia Huesca hiciera bien las cosas, también era necesario un claro bajón del Breogán, que no se producía y no se complicaba la vida. Rafa Huertas asumía la responsabilidad ofensiva en los gallegos. El partido entraba en el periodo decisivo con 52-67.

Si quedaba algún atisbo de remontada, quedó anulado por completo después del parcial 2-13 de salida en el último cuarto, en el que el Breogán de Lugo alcanzó una renta de 26 puntos (54-80). De nada servían los diferentes esquemas que preparaba Arenas. Al final, 65-86 en un partido en el que solo Mikel Motos dio la cara hasta el final.

Estadísticas MAGIA HUESCA 65-86 BREOGÁN
Estadísticas MAGIA HUESCA 65-86 BREOGÁN

De esta manera, el Magia Huesca va alejándose progresivamente de la LEB ORO rumbo al abismo, aunque tendrá una nueva oportunidad el próximo sábado 18 de febrero a partir de las 18 horas en la pista del Araberri de Vitoria. Mientras hay vida, hay esperanza para los verdes.