El delantero centro gallego de la SD Huesca anotó en El Sadar un doblete que, junto al tanto de Nagore, le sirvió al conjunto oscense para sellar su permanencia una temporada más en Segunda División.
Luis Fernández celebra su gol al Tenerife | Foto: C.Pascual
Luis Fernández celebra su gol al Tenerife | Foto: C.Pascual

Si hay alguna palabra que defina la temporada de Luis Fernández es “altibajo“. El delantero burelense, que está cedido esta temporada por el Deportivo de la Coruña, ha cuajado un gran final de temporada con la SD Huesca, habiendo anotado y siendo la referencia arriba de los de Anquela en estos últimos encuentros.

Tras una temporada cedido en el Lugo donde anotó 6 tantos, el delantero gallego llegó este verano a la SD Huesca para luchar por un puesto en el once, por el que competían también el canario Héctor Figueroa, el ariete de Sádaba David Mainz y el costarricense Jonathan Moya (estos dos últimos abandonaron la nave azulgrana en pleno mercado invernal).

Tras un inicio de temporada donde dispuso de grandes oportunidades, fue perdiendo protagonismo en las alineaciones tanto de Tevenet, primero, como de Anquela, después. Y es que el ariete gallego no tenía suerte de cara a puerta. Luis Fernández anotó su primer gol esta temporada ante el CD Tenerife en El Alcoraz en un partido que terminó en empate a uno. El gol del Huesca llegó a los pocos minutos de comenzar el partido pero el hondureño Choco Lozano igualó la contienda estableciendo el resultado final de 1-1.

Hubo que esperar hasta la Jornada 17 (14 jornadas después) para que Luis Fernández anotara el segundo tanto particular de la temporada, al batir al meta de la UD Almería de falta directa en un partido que el conjunto azulgrana terminó ganando en los Juegos Mediterráneos (1-2).

La lesión de Arruabarrena le dio una segunda oportunidad

La lesión del ariete vasco Mikel Arruabarrena abrió de nuevo las puertas del once titular del Huesca al ariete gallego y su rendimiento desde entonces está siendo espectacular. Su movilidad en el campo y sus desmarques han sido una de las claves de la buena racha del conjunto de Anquela en este final de temporada. El broche lo puso el pasado fin de semana en El Sadar, donde anotó un doblete que supuso la victoria del Huesca y la permanencia matemática del conjunto azulgrana una temporada más en Segunda División.