El Real Zaragoza es el colista del 2017 | Foto: Twitter
El equipo de Raúl Agné atraviesa una de las peores épocas de toda su historia y en esas llega a un partido que puede ser clave para el futuro.

La Sociedad Deportiva Huesca se enfrentará el próximo sábado al Real Zaragoza. Lo hará en El Alcoraz a las 20.00 horas frente a un equipo desesperado, angustiado y sin alma. El conjunto maño llega a una cita clave donde no puede permitirse otra derrota más y es por ello que el Huesca tendrá que mostrar su mejor versión en casa frente a su afición para volver a sumar de nuevo de tres en tres.

Bar Álvaro

Una dinámica negativa

El Real Zaragoza se sitúa como colista si observamos las estadísticas del mes de enero; es decir, los maños tan solo han sumado 1 punto en lo que va de año y no han sido capaces de dejar la portería a cero en sus 4 últimos partidos. Fruto de estos resultados negativos nace la frustración en el aficionado maño a lo que se le suma la desafortunada gestión por parte de los directivos del club, principalmente la de Narciso Julià, incapaz de ilusionar a la gente de la ciudad del Ebro.

Cani y Zapater, insuficientes

Todo era ilusión en verano, antes del comienzo de la temporada, cuando Narciso Julià anunciaba el fichaje de dos jugadores emblemáticos para el club maño. Con ello, la esperanza de volver a LaLiga Santander era cada vez mayor, lo que se tradujo en buenos resultados al comienzo de la campaña. Poco a poco se ha visto que de ilusión no se vive y que es necesario confeccionar una equilibrada plantilla para pelear por algo más que el ‘playoff’. En esa situación está ahora mismo el equipo de Agné: un equipo descompensado, sin fuerza y muy vulnerable ante cualquier equipo de la categoría.

Refuerzos escasos

Tras la mala confección de la plantilla, el director deportivo del Zaragoza se ha puesto manos a la obra en este mercado invernal y es que se han incorporado hasta cuatro futbolistas nuevos. La portería se ha reforzado con Saja, procedente del Nàstic de Tarragona; la defensa se ha apuntalado con un nombre ya conocido como Jesús Valentín, del Huesca, y Feltscher, procedente del Getafe. Para el medio del campo tan solo ha llegado un futbolista: Edu Bedia, procedente del Real Oviedo.

A pesar de todos estos fichajes, el aficionado blanquillo no está satisfecho puesto que la llegada de un delantero era inminente y necesaria. El Zaragoza actualmente se queda con 3 porteros y solamente 2 delanteros, algo que llama la atención y que no ha sido del agrado de los seguidores zaragocistas.