El Huesca se está librando de las derrotas gracias a los goles en los últimos minutos de los encuentros; así fue también en Tenerife, donde Iñigo López rescató un punto para las arcas oscenses en el minuto 88 de partido.
Camacho en Tenerife | Foto: LFP
Camacho en Tenerife | Foto: LFP

Ya son varios los partidos en los que el Huesca se encuentra con el nerviosismo de marcar en los últimos instantes de partido. Tenerife se suma la lista de equipos a los que el Huesca les ha conseguido robar algún punto rozando el final del encuentro. Esta “manía” de obtener puntos empezó con un empate en El Alcoraz frente al Valladolid (1-1); el partido quedó resuelto en el minuto 84 con un gol de Darwin Machís que agarró un punto para que se quedara en Huesca. Lo mismo ocurrió en Córdoba (1-1), otro gol del venezolano en el minuto 87 empataba el partido repartiendo los puntos entre ambos. También se repitió esta historia en el derbi aragonés frente al Real Zaragoza (3-3), donde un acertado Carlos David mandó el balón al fondo de las mallas en el minuto 93 recogiendo así un merecidísimo punto en La Romareda a la heroica. No queda aquí la cosa ya que el Lugo también sufrió un gol de los azulgranas en el minuto 87; el partido finalizó 1-1 gracias al gol de Hector Figueroa en tierras gallegas.

Más por fe que por juego

Los goles en los últimos minutos no se suelen ejecutar por el buen juego, sino por fe, y esta no es la excepción. El Huesca tiene que rehacerse siempre en las segundas partes por pagar la falta de juego en las primeras. Un gran porcentaje de puntos se han conseguido con los goles de la segunda parte, tanto es así que 5 de los 26 puntos vienen de los últimos 10 minutos de partido, y 15 de los 26 de las segundas partes.