Lázaro en el Pizjuán | Foto: LaLiga
Los atacantes azulgranas parecen negados de cara al gol. Urko Vera, Borja Lázaro y Boris Cmiljanic todavía no han visto puerta. En su lugar, los centrocampistas y defensores han sido los encargados de dar los puntos a los oscenses.

El gol parece no nacer de las botas de los artilleros azulgranas. Borja Lázaro, Urko Vera y Boris Cmiljanic siguen sin encuentran la senda del gol una jornada más. Urko Vera llegó con la vitola de gran goleador, pues su bagaje en los distintos equipos en los que estuvo era del de un delantero que hacía goles decisivos. El vasco goza de la confianza total del míster, Anquela. Trabaja y apoya a los centrocampistas y gracias a su envergadura, baja muchos de los balones que le llegan y se incrusta entre los centrales rivales para crear situaciones de peligro.

A pesar de su encomiable trabajo, al ser delantero, se espera de él que anote muchos goles, que en un futuro puedan ser determinantes. De ser de la partida en Valladolid, se espera que Urko rubrique con goles el trabajo de estas últimas jornadas. Por otro lado, una lesión tuvo a Borja Lázaro en el dique seco durante tres semanas. Finalmente, el madrileño regresó a la convocatoria en el partido que enfrentó a los azulgranas con el Córdoba CF. A partir de ahí, en Sevilla disputó algunos minutos y en el choque ante el Elche, Anquela le dio la titularidad. Desde su llegada, las esperanzas del gol recaen sobre los hombros de Borja, que tiene en el propio Urko Vera una gran competencia.

Una vez recuperado, Lázaro habrá de trabajar y aportar sus goles por la causa de la SD Huesca. En el partido ante el Elche no se encontró a gusto sobre el césped de El Alcoraz. En el José Zorrilla, el atacante tendrá su reválida particular para recuperar sus buenas sensaciones y, sobretodo, su característico olfato goleador. Y el tercero en discordia, no es otro que Boris Cmiljanic. El montenegrino no termina de rematar su gran progresión con goles. Cada vez que Juan Antonio Anquela le da una nueva oportunidad, el joven azulgrana hace gala de su trabajo y sacrificio, pero le falta lo que a todo delantero se le reclama: marcar goles.

Y oportunidades no le faltaron en anteriores jornadas. Boris está por detrás de sus compañeros de posición, aunque su talento es innegable y se espera mucho del balcánico. El técnico valora muy positivamente su esfuerzo, pero sin goles que redondeen sus actuaciones, Cmiljanic continuará siendo el delantero que menos minutos dispute.

El partido frente a los pucelanos dará a los azulgranas una nueva oportunidad y para los encargados de marcar goles,será la ocasión y el escenario ideal para demostrar al míster y a la afición que su mala racha es, simplemente, pasajera.