Sueltas de truchas en Arguis el pasado jueves día 17 de marzo.
Durante la semana pasada, la actual y la próxima varios de los cotos deportivos de nuestra provincia se han ido preparando para el inicio oficial de la pesca de la trucha con sueltas de trucha arco iris de las piscifactorías de Viveros de los Pirineos en el Grado y de Viveros del soto de Olivan.
Sueltas de truchas en Arguis el pasado jueves día 17 de marzo.
Sueltas de truchas en Arguis el pasado jueves día 17 de marzo.

Todos los cotos deportivos que se han repoblado lo han hecho con truchas arco iris. En el coto de Santa Quiteria, en el río Gállego, se realizó esta acción justo la semana pasada.

El pasado jueves se realizó, por parte de la Delegación Provincial de la Federación Aragonesa de Pesca, la suelta de aproximadamente 1000 truchas en el coto de Arguis, que se volverá a repoblar el próximo lunes para que esté en magníficas condiciones en la Semana Santa. Este viernes se han realizado sueltas en el coto deportivo del embalse de Sopeira en la Noguera Ribagorzana.

El inicio de la temporada de pesca se prevé frío, no solo por lo meteorológico sino también por el enfado y desilusión entre los pescadores de nuestra provincia por el Plan General de Pesca de esta temporada. No hay ambiente de pesca, se ha perdido esa fiebre que existía para el primer día en que nuestros ríos y cotos sociales se llenaban a rebosar por los deportistas. Este curso los cotos sociales se han quedado casi sin ocupación.

La Administración no ha sopesado detenidamente la aplicación tan estricta de una norma que no se ha consensuado con las Comarcas, los ribereños y demás sectores afectados como el turismo y los restaurantes. Algo se está haciendo mal cuando ha bajado tanto el interés por la pesca entre los pescadores provinciales. La situación no solo se da este año, ya viene algo de atrás, aunque la situación actual ya ha colmado el vaso.

Aun así, serán muchos los pescadores que, pese al mal tiempo previsto para el hoy sábado, se aventurarán en los ríos provinciales con la ilusión de inaugurar una campaña que no se prevé nada fácil.