El guardameta cogió el testigo de Anquela y arengó a sus compañeros en el descanso del duelo ante el Almería, al que llegaron por detrás en el marcador. Tras la reanudación, el Huesca salió mucho más enchufado y acabó remontando.
Leo Franco se abraza con Christian tras la victoria frente al Almería | Foto: C.Pascual
Leo Franco se abraza con Christian tras la victoria frente al Almería | Foto: C.Pascual

Leo Franco se hace notar en la plantilla de la Sociedad Deportiva Huesca. Como desveló el periodista de Aragón TV Jorge Puyuelo en Cope Huesca, el guardameta ejerció simbólicamente de capitán en el descanso arengando a sus compañeros, después de que los azulgranas llegaran al intermedio con el 0-1 en contra y habiendo ofrecido una mala imagen.

De hecho, podría haber sido peor si no llega a ser por una mano salvadora del portero argentino cuando el encuentro rozaba su ecuador. “Hay una primera toma de contacto de Anquela, y luego coge el testigo Leo Franco, que debió decir unas palabras que tocaron la patata de los jugadores y que reaccionaron como vimos”, declaró el periodista. Cabe destacar que el cancerbero no calentó en los ejercicios previos al encuentro y sí que lo hizo Whalley, aunque finalmente fue el ’25’ quien salió de inicio.

Leo cumplió su vigésimo quinto partido en una temporada que le está siendo algo irregular debido a las lesiones, ocupando su lugar, como en la pasada jornada en Miranda, Óscar Whalley en muchas ocasiones. El bagaje del ex internacional argentino es bastante mejor que el del portero cedido por el Real Zaragoza en Huesca en esta campaña, habiendo perdido tan solo en uno de los últimos cinco partidos en los que ha ocupado la portería azulgrana (0-2 contra el Córdoba). En total, Leo Franco suma siete derrotas en veinticinco partidos, por las ocho en trece encuentros de Whalley.

El guardameta apura, a sus treinta y ocho años, los últimos coletazos de su carrera deportiva tras defender los escudos de equipos como el Atlético de Madrid en sus años oscuros, el Galatasaray turco o, más recientemente, el Real Zaragoza. En Huesca está sacando a relucir su veteranía para tratar de sacar al equipo adelante y, de momento, contra el Almería surtió efecto.

  • oscense

    Grande Leo. Un gran jugador (actualmente en declive por su edad y lesiones) y una persona con la cabeza muy bien amueblada.

  • Fernando Escartín

    Sí, señor, felicidades por tu buen tino.

    Y celebro la transparencia y sinceridad de Anquela, que supo reconocer públicamente la importancia de esta ayuda. En ocasiones aportan más las palabras de un igual, un compañero, que de quien dirige. Y si se coge el toro por los cuernos y se toca la fibra sensible de cada protagonista (no sé cómo fue la cosa, pero sí que esto funciona a la perfección) y del grupo en general, pues suponen un subidón de autoestima, confianza y entrega sin límites. La experiencia es un grado y el compromiso otro más.

    Afortunadamente, en este final de temporada estamos asistiendo a una lección de profesionalidad por diferentes vías y el resultado se convierte en muy positivo.

    Alegrémonos, yo estoy encantado. Y que nos dure.

  • Altoaragon

    Bingo para ti Gonz. Eres un fenómeno lo clavaste, ejjejeje

    • Gonz

      No es para tanto. A mi no se me ocurría otro jugador arengando y con este resultado. un tipo curtido en mil batallas y que habrá vivido situaciones muchísimo más críticas. En definitiva, el tipo con más tablas de todo el vestuario y que seguro que es respetadísimo por todos debido a su larga carrera. Y encima, Argentino de sangre caliente. Blanco y en botella ….. jejeje

      • Altoaragon

        Pues yo le di mas de una vuelta la verdad, jejejeje. Ande con menos lucimiento que tu. Pero dicho así tiene su lógica y que duda cabe que en momentos así las personas veteranas tienen una jerarquía y un respeto. No se si fue milagrosa pero desde luego algo movió dentro de esos jugadores.

        • Fernando Escartín

          …y eso es primordial, no son milagros, pero una buena reflexión en un momento determinado en boca de alguien al que se le considera importante es un cambio de chip importantísimo.

          Una vez más, hemos de creernos de lo que somos capaces y ponerlo en práctica.

          ¡Adelante, valientes!