Sin hombres como Mérida, Machís o Samu, los futbolistas que están contando con menos oportunidades a las órdenes de Anquela dieron la talla en El Sadar para sacar los tres puntos.
Íñigo Ros fue uno de los mejores azulgranas en El Sadar | Foto: LFP
Íñigo Ros fue uno de los mejores azulgranas en El Sadar | Foto: LFP

La Sociedad Deportiva Huesca llegó a Pamplona con las bajas significativas de sus dos hombres de banda, ambos clave en este final de temporada, los venezolanos Alexander González y Darwin Machís. El primero, disputando la Copa América con su Selección Nacional; el segundo, cumpliendo su partido de sanción tras ser expulsado el pasado jueves contra el Zaragoza. Por si fuese poco, durante el transcurro del choque cayeron lesionados Fran Mérida y Samu Sáiz, también dos de los pesos pasados del conjunto azulgrana.

Sustituyendo a estos dos últimos entraron al campo Íñigo Ros y Óscar Ramírez, que habían disputado hasta el momento con Anquela tan solo cinco y doce partidos de liga respectivamente. El centrocampista tudelano se encontraba prácticamente apartado del equipo hasta hace apenas dos semanas, cuando disputó los últimos veinte minutos del partido de Leganés. El lateral derecho, que llegó en verano desde Ponferrada, llegó a estar ocho encuentros consecutivos sin disputar un solo minuto; la segunda mitad del mes de marzo, abril completo y la primera mitad de mayo.

Tyronne, otro de los que se mantuvieron apartados por decisión técnica de Anquela durante la mayoría de partidos del técnico jienense en el banquillo de El Alcoraz, también realizó una gran aportación para que la victoria, y con ella la salvación matemática, fuese a parar al Alto Aragón. El extremo canario fue sustituido en el minuto 64 por Morillas, que solo había disputado veintisiete minutos en los últimos seis partidos y que ayudó a mantener el resultado en los minutos finales.

Todo ello se completó con el doblete de Luis Fernández, que tampoco estaba contando en demasía para el entrenador en favor de Arruabarrena, y firma de este modo un gran final de temporada. No cabe duda de que, salvo el tercer portero Jorge Zaparaín, que no ha disputado ni un solo minuto, todo ha funcionado a la perfección en el tramo final de temporada de la SD Huesca. Los futbolistas menos habituales para Juan Antonio Anquela demostraron en El Sadar que también puede contar con ellos.