La SD Huesca volvió a perder por segundo partido consecutivo de forma contundente, recibiendo cinco goles en los últimos 135 minutos de juego.

Las buenas sensaciones defensivas mostradas en los primeros partidos de la temporada han dicho adiós de forma repentina y sin avisar. El equipo, que llegó a recibir dos goles en los tres primeros encuentros de LaLiga 1|2|3, ambos encajados sobre la bocina, ha visto como en el último partido y medio su rival batía la meta defendida por Sergio Herrera en cinco ocasiones.

Desde la segunda parte en el Ramón Sánchez-Pizjuán contra el Sevilla Atlético, el Huesca recibe un gol cada 27 minutos, una cifra muy alarmante para un Anquela que deberá recomponer las grietas del muro de cara al partido contra el Valladolid del próximo fin de semana.

Contra el Elche, el entrenador jienense cambió de laterales dejando a Soriano y Nagore en el banquillo y dando entrada a Akapo y a Brezancic. Además, Carlos David volvió al centro de la zaga junto a Jair, aunque el extremeño dejó su sitio tras el descanso a Melero, pasando a jugar con tres defensas.

Como dato reseñable, en este bajón en la parte de atrás de la SD Huesca, el segundo capitán del equipo lo ha visto todo desde fuera ya que no ha estado sobre el césped en ninguno de los cinco goles recibidos.