Con la victoria de este pasado fin de semana, conseguida ante el Real Oviedo en tierras asturianas, el conjunto azulgrana sale del descenso, al que había caído tras la derrota en casa frente al Córdoba CF.
Aguilera y Carlos David celebran el triunfo en Oviedo | Foto: LFP
Aguilera y Carlos David celebran el triunfo en Oviedo | Foto: LFP

El Huesca sale del pozo de nuevo tras haber caído en él varias veces esta temporada, jugando con el límite y esquivándolo una vez más con una victoria que llega en el momento que más incertidumbre causaba el equipo dirigido por Juan Antonio Anquela. Una victoria que es muy bien recibida para las arcas oscenses que necesitaban los tres puntos de Oviedo sí o sí, y así fue; el conjunto azulgrana, que lleva todo el curso jugando con fuego, vuelve a evitar los puestos de descenso y da un golpe sobre la mesa derrotando a uno de los equipos más fuertes que hay en su estadio, como es el conjunto ovetense.

Gracias, en parte, a la derrota de la Ponferradina, que perdió frente al Leganés (3-0) y a la del Mallorca, que cayó ante el Lugo (2-1), el Huesca ha abandonado la zona roja de la clasificación, que da lugar a un aprieto aún mayor en la parte baja de la tabla. Además, junto a la victoria ‘in extremis’ del Almería contra el Bilbao Athletic (3-2), la lucha por la permanencia está a tan solo 2 puntos de diferencia de los cuatro equipos que pelean por esa última plaza en el descenso: el Almería se coloca decimosexto con 40 puntos; con 39 están Huesca y Mallorca, el equipo azulgrana por encima del balear gracias al golaverage; y con 38 y en ese puesto de descenso, decimonoveno, se encuentra, por ahora, la Ponferradina. Tras ellos, el Llagostera parece estar un poco lejos de la salvación, pues acumula 33 puntos y está a cinco del equipo de Ponferrada, restando todavía siete encuentros y en una categoría en la que todo puede pasar.

Leo Franco salió imbatido de Oviedo | Foto: LFP
Leo Franco salió imbatido de Oviedo | Foto: LFP

Leo ‘sublime’ Franco

La actuación de Leo Franco en el partido frente al Real Oviedo fue vital para que los tres puntos volaran hasta Huesca. El argentino estuvo sublime durante el partido, desquiciando a la delantera ovetense en respuesta a las continuas embestidas del equipo dirigido por David Generelo. Fue de suma importancia el partido que hizo el meta azulgrana, pues tuvo que hacer una parada estratosférica en los compases finales del partido para asegurar la victoria, y por consiguiente, la salida del descenso del equipo oscense.

Cabe destacar que en los 22 partidos que ha disputado, Leo Franco ya ha dejado la portería a cero hasta en 8 ocasiones, una muy buena cifra en respuesta a aquellos que pensaban que la carrera del meta argentino estaba prácticamente finalizada. Para Anquela y para el grupo, los triunfos han de fraguarse desde la portería, y es que, manteniéndose imbatido, el Huesca tiene muchas más opciones de llevarse un encuentro que encajando gol.