El cuadro altoaragonés logró remontar su primer partido en toda la temporada cuando volteó el marcador que tenía en contra ante la UD Almería en El Alcoraz.
Foto: C.Pascual
Foto: C.Pascual

Hasta ayer, cuando la SD Huesca había ganado era porque se había adelantado en el marcador y, cuando había perdido, era porque había sido su rival quien se había puesto primero por delante. Ante el Almería, el Huesca rompió este registro cuando consiguió remontarle al conjunto almeriense con goles de Tyronne y Alexander González el tanto inicial visitante de Quique González.

Ni ante el Valladolid (1-1) y el Mirandés (1-2) en El Alcoraz, ni ante el Lugo (1-1) en el Anxo carro y el Tenerife en el Heliodoro (1-1), la SD Huesca consiguió darle la vuelta al luminoso para acabar llevándose el encuentro. Darwin Machís, Jonathan Moya, Héctor Figueroa e Íñigo López fueron, respectivamente, los encargados de empatar un partido que no se pudo acabar ganando y que, en el caso del del Mirandés, se perdió al final.

El Huesca ha empatado muchos encuentros tras ir por detrás en el marcador (Albacete, Valladolid, Lugo, Tenerife y Córdoba) y ha terminado cediendo empates en otros tantos en los que logró avanzarse (Tenerife, Ponferradina, Leganés y Elche). Por encima de todos ellos destaca el derbi aragonés de La Romareda; en el que el Huesca remontó el gol inicial de Ángel, el Zaragoza se volvió a poner por delante, y Carlos David instauró las tablas definitivas ‘in extremis’.

La nota positiva queda en que, si bien el Huesca no había logrado antes remontar un encuentro y terminar ganándolo hasta ayer, al conjunto oscense jamás le han remontado un partido que ha comenzado ganando. Destaca que, un equipo como este Huesca que parecía se había abonado a los empates, sobre todo en la primera fase del campeonato, lleve tres meses y una semana sin hacerlo, desde el 1-1 en Tenerife.