Cerrados los últimos fichajes para la medular, este curso la SD Huesca ha incorporado a su centro del campo jugadores tanto defensivos como desequilibrantes que se suman a los que ya estaban en  la entidad.
Fran Mérida e Íñigo Ros, dos hombres claves | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
Fran Mérida e Íñigo Ros, dos hombres claves el curso pasado | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

El curso pasado, en las posiciones del doble pivote eran Manolo, Íñigo Ros y Fran Mérida quienes se ocupaban del control en el centro del campo. Para esta temporada, el francés Bambock y el canario Jesús Valentín se suman a ellos para reforzar dicha zona. En tres cuartos, en zona de mediaspuntas, el Huesca acumula a muchos jugadores: José Gaspar, Camacho y Tyronne, que siguen del año pasado, y Samuel Sáiz, Darwin Machis y Carlos Calvo, que se han incorporado en este mercado estival.

El 4-2-3-1, sistema de juego que usa la SD Huesca bajo el mando de Luis García Tevenet, ofrece la opción de cinco centrocampistas. Dos jugadores ocupan el doble pivote, otro la banda derecha, otro la izquierda, y un último la media punta. Manolo y Jesús Valentín son los futbolistas más defensivos, pues también pueden actuar en la defensa (Valentín ha sido central), mientras que Fran Mérida, Bambock e Íñigo Ros actúan de acompañantes de uno u otro. Además, el propio Carlos Calvo también puede jugar más atrás, en el doble pivote, ofreciendo salida de balón -misma función que Mérida-. En bandas, Tyronne, Darwin, Gaspar y Calvo se disputarán la titularidad, mientras que la mediapunta es cosa de Camacho y de Samuel Sáiz, al que no se le atribuye una posición fija, pues puede partir también de una de las bandas metiéndose hacia dentro.

Samu Sáiz sería la mejor opción posible para la mediapunta| Foto: C.Pascual
Samu Sáiz sería la mejor opción posible para la mediapunta| Foto: C.Pascual

El centro del campo titular del conjunto azulgrana sería el formado por Manolo y Mérida en el doble pivote, con Tyronne y Darwin en las bandas y Camacho siendo el enganche. Los sustitutos de dichos futbolistas serían Bambock, Ros y Valentín en el mediocentro, y Gaspar, Calvo y Samu en tres cuartos. De esta manera, Manolo representa la solidez defensiva y Fran Mérida lleva la batuta del esférico, dando pausa y dirigiendo al equipo desde el campo cual director de orquesta manejando a sus intérpretes. En bandas, Tyronne presenta desequilibrio y Darwin Machís velocidad. Por último, Camacho destaca por la veteranía -sin obviar su condición técnica-, aunque la opción de Samu Sáiz sería la más idónea, pues el madrileño combina calidad, talento y regate. Sáiz sería el mejor ’10’ posible, cuyo desequilibro es genial.

Los teóricos reservas suplen a la perfección a los titulares. Bambock aporta mucha fuerza y recorrido, mientras que Ros es más sereno y mejor tácticamente que el francés. Valentín, por su parte, si finalmente actúa en el centro del campo, sería un perfil muy semejante al de Manolo. Por otro lado, Carlos Calvo es lo más parecido a Fran Mérida que los oscenses tienen en la medular, pero se maneja muy bien por bandas -su posición de origen- y daría control de balón. Finalmente, José Gaspar -que el curso pasado compartió titularidad con Tyronne, cada uno en su lado- podría jugar por ambos costados, siendo su punto fuerte el centro al área -gran golpeo de balón- y la conducción.

A lo largo de las semanas veremos por qué centro del campo apuesta Tevenet de inicio en sus partidos y cuál será el más habitual. Lo mejor de todo es que el técnico sevillano tiene a su disposición a cantidad de centrocampistas y de distintos registros que le ofrecen cosas diferentes según lo que necesite el equipo. Sin embargo, por el momento, todos apostamos a que la pareja Manolo-Mérida será la habitual en el mediocentro y que las tres posiciones de la mediapunta estarán muy peleadas.