El Huesca volvió a ganar después de una semana en la que ya lo hizo contra el Valladolid, consiguiendo los 3 puntos en tierras pucelanas, sumando así 6 de 6 puntos en las 2 últimas jornadas que hacen que el equipo oscense coja aire para la recta final de la temporada.
Carlos David fue un muro contra el Alcorcón | Foto: LFP
Carlos David fue un muro contra el Alcorcón | Foto: LFP

El conjunto oscense suma dos victorias consecutivas que le acercan aún más al objetivo de la permanencia consiguiendo algo que no ocurría desde la temporada pasada, conseguir dos triunfos seguidos en liga. El primero de estos llegó ante el Real Valladolid, donde el Huesca consiguió alzarse con la victoria gracias al gol en la primera parte de Darwin Machís que puso el 0-1 en el marcador y el que fue el resultado final. Mismo resultado se ha dado este domingo frente al Alcorcón, cuando los azulgranas se llevaron el partido gracias a un latigazo de Jesús Valentín desde la frontal.

Adelantarse en el marcador, sinónimo de triunfo

Todas las victorias que ha conseguido la SD Huesca en lo que llevamos de campaña han resultado fruto de adelantarse en el luminoso, anotando antes que el rival. Son siete las victorias ligueras que lleva el Huesca, y en todas ellas ha abierto el partido con un tanto, tanto contra Mallorca, Alcorcón (dos veces), Numancia, Almería, Albacete y Valladolid

De nuevo, victoria en El Alcoraz y portería a cero

La SD Huesca, sumando el buen dato de las dos victorias consecutivas, vuelve también a ganar en El Alcoraz donde cada vez está intentando hacer del feudo azulgrana un fortín. El equipo oscense no ganaba en casa desde el partido frente al Albacete, el 30 de enero, donde el resultado fue de 3-1. Con este triunfo en tierras altoaragonesas, el Huesca ya suma 13 puntos como local.

Otra buena baza a favor que puede sacar el Huesca del partido frente al Alcorcón es haber dejado de nuevo la portería a cero. Gracias a las intervenciones de Whalley y a la faceta defensiva del equipo, el conjunto azulgrana consiguió blindar la portería para no encajar gol y sumar, así, el segundo partido consecutivo sin recibir goles, algo que no sucedía desde el 31 de octubre de 2015 en la victoria frente al Numancia por 2-0 donde se conseguía, de forma prolongada por segunda vez tras el partido contra el Bilbao Athletic (0-0), dejar la portería a cero.