Entrenamiento del Huesca en el IES Pirámide | Foto: Miguel Barluenga
El conjunto azulgrana descansó ayer y también lo hace hoy tras el partido del pasado sábado frente al Real Madrid Castilla. Mañana martes la plantilla regresará a los entrenamientos para preparar el duelo frente al Tudelano.

Huesca ya huele a San Lorenzo y las piernas de los futbolistas de la SD Huesca necesitan descanso. Las pretemporadas, no gustan; son duras, el trabajo físico prepondera por encima de cualquier otra cosa y la implicación del futbolista ha de ser máxima para ganarse la confianza del míster y un puesto en el once.

Las dobles sesiones cargan los músculos y los jugadores suelen resentirse y acusar la fatiga en los partidos preparatorios, y eso se nota. Así, Anquela ha decidido darle dos días enteros de descanso a su plantilla antes de retomar los entrenamientos. El martes por la mañana, en la ECA y a partir de las 8.30 horas los azulgranas volverán a la carga. Esa será su única sesión antes del encuentro amistoso del miércoles día 10 en Tudela, que se disputará a las 19.00 horas.

Al día siguiente, jueves, la plantilla también se ejercitará en una sola sesión, haciéndolo en IES Pirámide y a partir de las 9.00 horas. Sin embargo, tanto viernes como sábado los pupilos de Anquela pisarán el verde dos veces al día: el viernes, en la ECA a las 9.00 y a las 19.00 horas, y el sábado, en El Alcoraz a las 9.00 horas y en Teruel a las 19.00 horas, cuando se midan a la UD Levante en otro amistoso.

El domingo, el choque frente al San Lorenzo de Flumen, a las 19.00 horas, cerrará la semana y la SD Huesca volverá a descansar el lunes día 15, justo cinco días antes del arranque liguero en Alcorcón. Tudelano, Levante y San Lorenzo de Flumen serán las últimas piedras de toque para un Huesca, el de Anquela, que todavía espera refuerzos y mejorar sus prestaciones en todas las líneas.