En los cinco partidos que se han disputado hasta la fecha, la SD Huesca tan sólo ha encajado 5 goles, siendo tres de ellos en un mismo encuentro.
Nada pudo hacer Leo Franco para evitar el tanto de Kiko Femenía en El Alcoraz | Foto: sporthuesca.com
Nada pudo hacer Leo Franco para evitar el tanto de Kiko Femenía en El Alcoraz | Foto: sporthuesca.com

La SD Huesca ofreció dudas en su zona defensiva en el primer encuentro liguero. El Alavés visitaba El Alcoraz y los oscenses encajaron tres goles. Quedó muy señalado uno de los centrales, Íñigo López, y también Aythami que, desacertado, regaló dos balones de gol al rival. El portero aquella noche fue Leo Franco, que nada pudo hacer en los tres tantos. El primero entró tras golpear en el poste y para el argentino fue imposible evitarlo en su estirada. Los otros dos, fueron a placer.

Tras ese enfrentamiento, Tevenet se ‘cargó’ tanto a Íñigo López como a Aythami del once, y entraron en su lugar Carlos David -que regresaba tras sanción- y Óscar Ramírez, respectivamente.

Además, el guardameta Whalley debutaba en partido oficial en la meta oscense, pues Leo Franco se había lesionado en el calentamiento. En ese encuentro, la SD Huesca ya dejó buena muestra del gran trabajo defensivo que se había realizado en la semana previa, y sólo un gol en propia puerta de Carlos David empañó ese buen hacer.

La semana siguiente, los azulgranas recibían al Tenerife en su feudo y el míster sevillano repetía línea de cuatro atrás: Carlos David y Óscar Ramírez se mantenían en el once acompañando a Christian y Morillas. Sin duda, el Huesca mereció ganar aquel encuentro, en el que se adelantó, pero el ‘Choco’ Lozano igualó la contienda y el marcador ya no se movería. Óscar Whalley, que repetía titularidad, pudo hacer algo más en el disparo del hondureño: se lanzó tarde ante un balón que salía mordido de la bota del rival y se dirigía a puerta rebotando en el verde.

Poco a poco era plausible la mejoría defensiva del conjunto altoaragonés. No obstante, se habían encajado cinco tantos en tres encuentros, y el equipo sumaba solamente dos puntos. A partir de ahí, llegó el encuentro copero. En Mallorca, el Huesca no sólo consiguió su primera victoria del curso, sino que además dejaba su puerta a cero por vez primera. El conjunto balear a penas fue capaz de crear ocasiones, desbaratadas por la zaga azulgrana antes de que llegaran a las manos de un Leo Franco que regresaba a la titularidad tras haberse recuperado.

David Morillas lucha por un balón en Mallorca | Foto: MARCA
David Morillas lucha por un balón en Mallorca | Foto: MARCA

Con ese golpe de moral, el Huesca viajaba a Girona para verse las caras con el conjunto gerundense en Montilivi. El Girona era la primera piedra de toque para los azulgranas, el mejor rival al que se han enfrentado hasta el momento. En ese partido, Leo Franco fue determinante en el primer acto con tres paradas espectaculares que evitaron el gol de los locales. También, una defensa formada por Óscar Ramírez, Carlos David, Christian y Morillas, que ya es la titular, consiguió detener las acometidas rivales, que cesaron en la segunda mitad. En cuadro dirigido por Pablo Machín fue incapaz de crear oportunidades en los siguientes 45 minutos, aun cuando el Huesca se quedó con uno menos.

Tras estos cinco encuentros oficiales disputados, la SD Huesca ha encajado 5 goles. Lo mejor de todo es que tres de ellos fueron en un único partido -el primero- y los otros dos, en los siguientes dos choques. Por tanto, los oscenses acumulan dos partidos consecutivos sin encajar, destacando su solidez defensiva y la seriedad de su zaga por encima de todo, además de un Leo Franco que resulta decisivo y que, junto a Óscar Ramírez, Carlos David, Christian y Morillas -más las ayudas de Manolo-, se encargará de dejar a buen recaudo la retaguardia azulgrana.

.

Compartir
01/11/1995, Barcelona | Jefe Sección SD Huesca en SPORTHUESCA.com Entrenador de fútbol (Alevín 'A' e Infantil 'B' en CE Vila Olímpica) Estudiante de Humanidades en Universitat Pompeu Fabra Trabajador en Mediacoach (Mediapro)