Dejar la portería a cero, esa es la cuenta que tiene pendiente el Huesca de Anquela si quiere empezar a cosechar mejores resultados, y esta mejoría se tiene que empezar a dar a partir de este fin de semana contra el Albacete, donde el Huesca está muy necesitado de tres puntos que no consigue desde el 13 de diciembre ante el Almería.
Leo Franco no puede evitar el gol de Rodri (Valladolid) | Foto: LFP
Leo Franco no puede evitar el gol de Rodri (Valladolid) | Foto: LFP

Desde la llegada del nuevo entrenador, el conjunto azulgrana ha recibido gol en todos los partidos que ha disputado hasta la fecha. Aún jugando con cinco jugadores en la zaga oscense, ésta se muestra blanda y fácil de superar en cada partido disputado.

Con Anquela en el banquillo azulgrana, el equipo buscaba el gol, que también era una de las tareas pendientes a efectuar. Para no descuidarse de la defensa con ese ansia por gol, Anquela confeccionó la alineación azulgrana con cinco hombres más el portero defendiendo el cuadro oscense, de tal manera que el Huesca pudiera crear ocasiones arriba y fuera rocoso atrás. Parecía que esa mejoría se empezaba a notar en el partido de ida de la Copa del Rey ante el Villarreal, donde el equipo altoaragonés se impuso al submarino amarillo por 3-2.

Tras ese partido parecía resuelta la incertidumbre del gol, pero pocos días después de la victoria copera, el Mirandés consiguió llevarse los 3 puntos del Alcoraz con un resultado de 1-2. Y este fue el punto de inflexión en el que el Huesca se dio cuenta de la falta de dureza atrás y de que, tras varios partidos con Anquela, al Huesca le falta conseguir dejar la puerta a cero. El Huesca recibió un tanto en Almería a pesar de llevarse la victoria, y encajó dos en la vuelta copera en Villarreal, uno ante el Leganés y tres en La Romareda. De nuevo en El Alcoraz, los azulgranas recibieron el tanto de Osasuna, al igual que ocurrió en Lugo y en Vitoria.

Son un total de 15 los goles encajados por la SD Huesca en la ‘era Anquela’, que ni con cinco zagueros y preocupándose por la faceta defensiva ha logrado ser el muro que necesita el equipo para dejar de mostrarse vulnerable y comenzar a sumar de tres en tres.

Sin ‘portero titular’

También hay que destacar la faceta de la portería oscense. Y es que sigue sin haber un claro referente en la meta azulgrana ya que tanto Óscar Whalley como Leo Franco se han ido repartiendo los minutos de los partidos disputados, y ese sería un punto a destacar ya que ninguno de los dos ha tenido una continuidad muy rotunda como para poder asentarse en la portería y conseguir el ritmo de competición que se exige en Segunda División.