Por circunstancias atípicas, Tyronne del Pino y Fran Mérida tuvieron que formar pareja en el doble pivote con el que el Huesca finalizó el partido de vuelta frente al Racing de Ferrol. Los dos jugadores con más calidad de la plantilla compartieron zona durante los últimos minutos y dotaron al club oscense de creatividad y calidad en la sala de máquinas.
Tyronne se retira a vestuarios tras el partido | Foto: Cordón Press
Tyronne se retira a vestuarios tras el partido | Foto: Cordón Press

Tyronne del Pino comenzó el partido en la mediapunta del conjunto azulgrana. El público contemplaba en silencio cada balón que tocaba el canario, conocedor de la necesidad de atender minuciosamente a cada pelota controlada por el ‘11’ del Huesca por la posibilidad de disfrutar de una fugaz genialidad técnica. Así ocurrió. En varias ocasiones los espectadores únicamente pudieron aplaudir, alucinar y exclamar “Olés” después de que Tyronne sacara de su chistera un recurso para superar a los rivales ferrolanos. Poco a poco, el jugador cedido por Las Palmas ha ido recuperando esa chispa que le hace diferente y que pone a disposición del Huesca con el objetivo de subir a Segunda División, categoría en la que es muy seguro que juegue el próximo curso ya sea en el Huesca o en otro equipo –pretendientes no le faltarán-.

Fran Mérida si que jugó desde el primer minuto en el doble pivote junto a Íñigo Ros. El centrocampista catalán ya demostró en Tarragona y Ferrol estar capacitado para sustituir en el eje al sancionado Manuel Sánchez, y Tevenet confió de nuevo en él para acompañar al jugador tudelano en la medular del equipo. Como en los partidos anteriores, Mérida supo aportar su técnica para distribuir el esférico desde atrás además de ayudar altruistamente en las acciones defensivas. Con el buen criterio que le caracteriza, Fran Mérida fue un silencioso protagonista en el pase del Huesca a la siguiente ronda y abre un debate ahora que ya ha finalizado la sanción de Manolo.

Fran Mérida en El Alcoraz frente al Racing de Ferrol | Foto: Cordón Press
Fran Mérida en El Alcoraz frente al Racing de Ferrol | Foto: Cordón Press

Cuando faltaba media hora para finalizar el encuentro, José Manuel Rojas dejó en defensa un puesto vacante al ser sustituido por precaución. Juanjo Camacho, que había entrado recientemente para dar descanso a Íñigo Ros, fue el que retrasó su posición para actuar de central, obligando también a Tyronne a retrasar su posición para cubrir el puesto del capitán en la sala de máquinas, junto a Fran Mérida. Durante poco más de media hora, el Huesca tuvo hombro con hombro a dos de los mejores hombres que tiene en plantilla y seguramente a dos de los futbolistas con más calidad de toda la Segunda División ‘B’ este año. Esos minutos hasta que llegó el final del partido apenas fueron inquietantes, pero se pudo ver cómo el Huesca tiene en forma a sus dos hombres con más calidad de cara a la ronda final.

.