Imagen de un Bada Huesca - BM Guadalajara | Foto: C.Pascual
Diógenes Cruz llegó en silencio. Parecía un parche y un jugador más en la rotación, que debía adaptarse a la competición y que además venía de una División inferior.
Dijà a punto de ejecutar desde los 7 metros | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
Dijà a punto de ejecutar desde los 7 metros | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

Dos meses después, nadie concibe al Bada Huesca sin la presencia de este brasileño mágico, que ha hecho coincidir su llegada a la capital altoaragonesa con el resurgir del equipo.

A pesar de no debutar con victoria, sus 7 goles en su debut a domicilio fueron un aviso, aunque la roja que vio antes de terminar el choque afeó un poco su debut.

Tras el trámite del partido contra el Barcelona en el que no pudo jugar, fue protagonista en la victoria en Zamora y contra Puerto Sagunto en el Palacio, estuvo atinado desde los 7 metros en Gijón, y confirmó que es un jugador de ASOBAL en la victoria de los de Nolasco ante Guadalajara.

En Granollers estuvo en el tono general del equipo, pero tras verle ya varios partidos, nadie discute que es un jugador que la directiva debe tener muy en cuenta.

De Dijá destaca su visión de juego, su valentía para armar el brazo y desatascar los ataques enrevesados, y su buen hacer desde la línea de 7 metros en un equipo con lanzadores tan fiables como Cartón o Pepe Novelle.

Coincidencia o casualidad, la llegada de Dijá al puesto de central ha tranquilizado mucho a un equipo al que se le hacía cuesta arriba la carencia de hombres en ese puesto específico, donde circunstancialmente han tenido que participar jugadores a los que esa posición se les hacía extraña.

Esperaremos acontecimientos para ver si la directiva considera al brasileño un jugador aprovechable para la próxima temporada, y que el jugador Dijá que sí.