El Huesca - Barça fue uno de los duelos destacados de la temporada | Foto: Miguel Ruiz - FCB
La SD Huesca regresa a la Copa del Rey, y lo hace disputando su primer enfrentamiento ante el RCD Mallorca. El curso pasado los aficionados azulgranas disfrutaron de dicha competición, llegando a vivir un duelo inédito en El Alcoraz frente al FC Barcelona.
El gol de Íñigo Ros en el 119' frente al Barakaldo | Foto: sporthuesca.com
El gol de Íñigo Ros en el 119′ frente al Barakaldo | Foto: sporthuesca.com

Este jueves la SD Huesca disputará en Mallorca su primer partido de la Copa del Rey 2015/16. Exento en la primera ronda -pues el Huesca es equipo de Segunda División-, los de Tevenet se jugarán el pase a la tercera eliminatoria en la localidad balear. En caso que los oscenses superen las dos rondas, se enfrentarán a un equipo de Primera División -que no dispute competiciones europeas-.

El curso pasado, y como equipo de Segunda División ‘B’, la SD Huesca experimentó lo bonita que llega a ser la Copa del Rey para los clubes más modestos a nivel nacional. Es una oportunidad única para todo aquel equipo que sueña con enfrentarse a los conjuntos más grandes del país: poder jugar en sus estadios, recibirlos en el suyo, y lo mismo para el aficionado, que puede disfrutar de tener en su ciudad a sus ídolos y poderlos ver en directo en el terreno de juego de su equipo local.

Tres eliminatorias tuvo que superar el Huesca el año pasado para hacer historia, y sufrió de lo lindo para conseguirlo, pues en los tres encuentros se llegó a la prórroga y en uno de ellos, a los penaltis. El conjunto altoaragonés se enfrentó el 3 de septiembre al Toledo en El Alcoraz. Un gol de Gassama ponía por delante a los locales pero Aitor García empataba el encuentro. El héroe de la tarde sería Juan Esnáider, cuyo tanto en el 111′ (2-1) le daba a los azulgranas el pase a la segunda ronda. Esta vez, el rival era el Villanovense. Aquella noche del 10 de septiembre el Huesca estaba a un paso de quedarse fuera de la competición, como le había ocurrido años atrás. Parecía que los extremeños cerraban el encuentro con su segundo tanto (2-0) en el 85′, pero Morillas (87′) y Camacho (92′) empataban la contienda. No habría goles en la prórroga y la SD Huesca pasaría a la tercera ronda desde los once metros (3-4). El último escollo que tenían los de Tevenet para entrar en el sorteo con los equipos de Primea División era el Barakaldo, el 15 de octubre. Un Huesca aferrado a la heroicidad de sus hombres volvía a creer en lo imposible cuando Guillem Martí ponía las tablas en el luminoso en el minuto 86 (1-1). Y cuando El Alcoraz ya se preparaba para la tanda de penaltis, llegó Íñigo Ros en el 119′ para hacer el 2 a 1 y llevar el éxtasis a la grada, haciendo bueno el lema de la entidad “fieles siempre, sin reblar”.

La SD Huesca se enfrentó al FC Barcelona en dieciseisavos

El partido de vuelta ante el Barcelona, jugado en el Camp Nou | Foto: Twitter
El partido de vuelta ante el Barcelona, jugado en el Camp Nou | Foto: Twitter

El Huesca había hecho historia: por vez primera, los oscenses habían completado las tres rondas coperas y entraban en el sorteo con los equipos de Segunda que habían pasado las dos eliminatorias y con los equipos de Primera, que se estrenaban en Copa. Siendo un Segunda ‘B’, al Huesca le podía tocar cualquiera de los seis equipos de la Liga BBVA que disputara competiciones europeas. Y por alegría de todos, al Huesca le tocó el Barcelona.

La SD Huesca se plantaba en dieciseisavos de final y su rival era el todopoderoso FC Barcelona. Un 0-4 en El Alcoraz y un 8-1 en el Camp Nou (global de 12-1) dejaban a los oscenses en el camino; haber vencido aquella eliminatoria hubiese sido algo más propio de un milagro. Lo importante fue la posibilidad de enfrentarse a un equipo como el Barcelona, tanto para el club como para los aficionados, teniendo una repercusión internacional como nunca se había llegado a tener.

Dos rondas para enfrentarse a un Primera

Esta vez, estando en la Liga Adelante, si la SD Huesca supera sus dos eliminatorias -la primera es frente al Mallorca- entrará en el sorteo para jugar contra un equipo de Primera División. La Copa del Rey es una competición para soñar, donde el más pequeño puede verse las caras con el más grande. Es la competición que más ilusión hace a todos aquellos equipos que no disputan sus partidos en la categoría más alta del fútbol español. Es la opción de los más humildes para reivindicarse y hacerse un hueco a nivel nacional. Tevenet lo tiene claro: “la Copa nos ilusiona“, y habiendo hecho historia una vez, ¿por qué no repetir? Para el Huesca, la Copa del Rey es una oportunidad para disfrutar; no tienes nada que perder y puedes ganar algo bonito y especial. Así que, pónganse cómodos: el Huesca quiere volver a hacer historia.

.