Hoy se abre el plazo de inscripción para participar en cualquiera de las pruebas que conforman la Canfranc-Canfranc y que en 2016 se celebrarán en el Valle del Aragón durante los días 9, 10 y 11 de septiembre.
Ibón de Ip desde la cima de Collarada|Foto : Monrasin
Ibón de Ip desde la cima de Collarada|Foto : Monrasin

La Canfranc-Canfranc se convierte en la primera ultra altoaragonesa en abrir sus puertas a todos aquellos corredores que en septiembre del próximo año quieran participar en alguna de las cinco pruebas que la organización ha diseñado sobre las montañas del Valle del Aragón. A través de la web canfranccanfranc.com todos aquellos que lo deseen pueden formalizar ya las inscripciones, siempre hasta agotar las plazas.

Ha habido cambios sustanciales, como un recorrido un tanto diferente para la prueba reina de 100 kilómetros (y 8.848 mD+), donde se ascenderá de día a Collarada, que con sus 2.886 metros seré el techo de la prueba. También hay que mencionar un tratamiento diferente a la zona del Aspe, el otro gran y esbelto coloso de la ultra. Se limita la participación a 150 participantes, buscando un mayor nivel general de los mismos, algo a lo que ayudará el límite de 33 horas como tiempo máximo para completar este Everest pirenaico.

La principal novedad viene dada por la carrera de 80 kilómetros, que si bien comparte prácticamente todo su trazado con su hermana mayor, esta resulta un tanto más accesible para quienes no se vean capaces de enfrentarse a la dureza extrema de la de 100 kilómetros. El recorte, tanto en distancia como en desnivel, se realiza al no ascender a las cimas de Collarada ni del Aspe. Aún así los 250 posibles participantes tendrán por delante unos nada despreciables 6.250 metros de desnivel positivo.

No podía faltar a la cita la que es el origen de todo, la Maratón Canfranc-Canfranc que este año celebrará su décima edición. Aquí no ha habido cambios y mantendrá su clásico recorrido de 45 kilómetros en los que se salvan unos 4.000 metros de desnivel positivo, convirtiendo a este maratón en uno de los más duros del mundo. Como otros años, el número máximo de corredores en la línea de salida será de 300.

Otra novedad importante que trae consigo la reestructuración del evento es la desaparición de la prueba de 34 kilómetros, ya que con la amplia oferta y la proximidad en distancia de la maratón no tenía mucho sentido el mantenerla. La que sí continua en la carta es la andada popular de 18 kilómetros al Pico Moleta.

Para terminar queda la que ya para muchos puede ser la gran sorpresa del fin de semana. Y es que Alex Varela y los suyos se pueden apuntar un tanto si como parece el Kilómetro Vertical de descenso desde Larraca se convierte, por novedad y por espectacularidad, en un éxito. 150 serán los “kamikazes” que podrán debutar en esta original propuesta.