Décima edición del trail Boca del Infierno, la popular carrera organizada por el Club Asamun en la Val d’Echo que este año se disputó con unas altas temperaturas impropias de este bello rincón del Pirineo Occidental.

Alrededor de 340 corredores respondían a la llamada de la Boca del Infierno y se daban cita a primera hora de la mañana en la Selva de Oza para participar en uno de los dos circuitos que el Club Asamun había preparado. Aproximadamente la mitad de ellos lo harían en el largo, un bonito recorrido rompe piernas de 25 kms y 1.500 metros de desnivel positivo que atraviesa los bosques que unen Oza con Gabardito, además de pasar por la antigua Via Romana, zona de piedra en continua subida y muy expuesta al sol. El segundo de los recorridos que ofertaba la prueba chesa se quedaba en 15 kms pero manteniendo un más que interesante desnivel de 1.200 metros positivos. Compartía gran parte del trazado con el largo pero para recortar la distancia se evitaba el paso por Gabardito.

La vencedora Onintza Mitxelena en el último kilómetro | Foto: Chabier Miguel
La vencedora Berta Pérez en el último kilómetro | Foto: Chabier Miguel

Con un trazado tan sinuoso desde el inicio era de esperar que los favoritos comenzaran a marcar diferencias casi desde el pistoletazo de salida. Y así fue, destacándose un pequeño grupo de corredores camino de Gabardito para pocos kilómetros después ir perdiendo unidades paulatinamente y dejando bastante claro quienes iban a subir al podium de la Selva de Oza. Finalmente nadie pudo resistir el fuerte ritmo que imprimió el corredor francés Beñat Marmisolle, que con una marca de 2h 13′ 50″ cruzaba en solitario la línea de meta. Tras él y a poco más de un minuto llegaba Endika Gartzia, completando el pódium Jokin Lizeaga, entrenador, entre otros, de corredores de élite como Manuel Merillas u Oihana Kortazar. También hubo un desenlace similar sobre los 25 kilómetros en categoría femenina, donde la atleta Berta Pérez (3h 00′ 30″) logró imponer su calidad para alzarse claramente con la victoria, seguida de la joven Carmela Capistros y de Sara Fabregat.

En el circuito corto se cumplieron los pronósticos y el gran favorito, el joven corredor jacetano Daniel Osanz, voló para llegar a meta por delante de sus compañeros de selección Raúl Criado y Martí Vigo. En féminas el pódium lo ocuparon la vasca Onintza Mitxelena, Magda Genuin, una italiana afincada en Jaca con tres participaciones en Juegos Olímpicos en ski nórdico a sus espaldas, y la corredora de la selección aragonesa Cristina Ara.

Fin de fiesta

Tras la llegada a meta de todos los corredores se celebró la protocolaria entrega de trofeos con el Castillo d’Acher como testigo, precedida por el sorteo de numerosos regalos entre todos los participantes. Una gran paella para todos los corredores ayudó a reponer fuerzas y fue el colofón ideal a una gran jornada de trail running en tierras chesas.