Llega la cuadragésima primera entrega de la sección “Jugador Estrella del Rival” donde repasaremos la trayectoria del jugador estrella del equipo con el que se enfrente la SD Huesca. En esta entrega hablaremos de Miguel de las Cuevas, una de las piezas clave de este nuevo Club Atlético Osasuna.
De las Cuevas en su etapa en Gijón | Foto: zonahercules.com
De las Cuevas en su etapa en Gijón | Foto: zonahercules.com

Si en la primera ocasión hablábamos del veterano delantero Nino, esta vez tenemos que hacerlo del alicantino Miguel de las Cuevas.

Miguel de las Cuevas Barberá (Alicante, 19 de Junio de 1986) es el jugador estrella del próximo rival de la SD Huesca, el Club Atlético Osasuna. Se trata de un centrocampista mucho talento, que ha llegado en este mercado invernal para intentar dar el salto de calidad que necesita el equipo rojillo para buscar el ansiado ascenso a la Liga BBVA.

De las Cuevas comenzó su andadura con el balón en el CD Augustinos de Alicante, para posteriormente ser fichado por el Kelme CF, donde estuvo hasta la categoría cadete. De allí dio el salto al Valencia CF, a pesar de hacer las pruebas para entrar en la cantera del FC Barcelona. Al comenzar su primer año como juvenil se marchó traspasado al Hércules CF, donde alternó convocatorias con el juvenil y con el primer equipo herculano.

Su debut con el primer equipo alicantino fue en la temporada 2002/03, en Segunda División ‘B’ y de la mano del preparador serbio Josip Visnjic. Sin embargo, no consiguió hacerse un hueco en el primer equipo blanquiazul hasta la temporada 2004/05, donde alcanzó la titularidad y fue un jugador muy importante en el ascenso a Segunda División y en la posterior permanencia la temporada siguiente en la Liga Adelante.

El Atlético de Madrid se fijó en el año 2006 en el futbolista alicantino y se hizo con sus servicios, abonando los 300.000 € de la cláusula de rescisión. Sin embargo, su debut se frustró en la pretemporada al sufrir una gravísima lesión de tobillo que le dejó en el dique seco más de un año. A finales del año 2007, el Benfica portugués se fijó en el futbolista, pero al final la operación no se pudo llevar a cabo y el 12 de diciembre de ese mismo año consiguió debutar en competición oficial con el Atlético: fue ante el Granada 74 en Copa del Rey, sustituyendo al uruguayo Diego Forlán.

En 2009 fichó por el Real Sporting de Gijón por cuatro temporadas. En la primera de ellas fue una pieza clave en la andadura del club asturiano en Primera, disputando 37 partidos y anotando 8 goles. En 2013 se marchó cedido al Osasuna con una cláusula en el contrato por la cual la entidad navarra debía hacerse en propiedad con el jugador en caso de lograr la permanencia en la Liga BBVA. El conjunto navarro lo consiguió y efectuó su traspaso a cambio de 1.2 millones de € que se repartieron a partes iguales entre Real Sporting y Atlético de Madrid.

En la temporada 2013/14 y tras una fractura en un dedo del pie llegó a un acuerdo para desvincularse del club rojillo. En 2015 se hizo oficial su incorporación al Spezia de la Serie B italiana pero, tras detectársele una anomalía cardíaca, se desvinculó del club italiano y firmó su regreso al Osasuna.