Imagen durante el encuentro | Foto: David Sánchez
No se sabe bien qué tendrá Gijón para Bada Huesca, pero nuevamente sufrió de lo lindo y se llevó una agónica victoria cuando tuvo el partido controlado durante muchos minutos de partido.
Imagen durante el encuentro | Foto: David Sánchez
Imagen durante el encuentro | Foto: David Sánchez

Empate a 17 la pasada temporada, derrota en Copa por el valor de los goles en campo contrario, y susto morrocotudo en esta última visita al pabellón gijonés, donde sus jugadores, aun estando desahuciados deportívamente, nunca bajaron los brazos. Esta fue la película que casi acaba en terror.

Pareciera que el partido en Gijón fuera una continuación de los choques de Zamora o en casa frente a Villa de Aranda: buena defensa, bien en velocidad y acertados de cara a puerta, aunque los porteros locales tuvieran algunas paradas de mérito.

Tras el 0-2 inicial y el anecdótico empate a 2, los de Nolasco se pusieron el mono de trabajo y con la magistral de Diógenes Cruz y sus goles, y el acierto de Molina y Novelle que apoyaron con sus goles, Bada Huesca fue estirando poco a poco su ventaja.

Los oscenses obligaron a que Alberto Suárez tuviera que pedir 2 tiempos muertos en 20 minutos, y estiraron la diferencia hasta el 10-16 a falta de 4 minutos para el descanso, pero 2 errores en ataque y una inferioridad para los de Nolasco, supusieron la reacción local que redujo la renta hasta el 13-16 con el que se llegó al intermedio.

Bada Huesca bajó la efectividad en la segunda mitad

La segunda mitad arrancó con un Bada que quiso mantener la renta, pero que bajó su efectividad en defensa y sobretodo en ataque, y los de Alberto Suárez se fueron acercando poco a poco.

Aunque en el ecuador del segundo tiempo Huesca dominaba con rentas más o menos cómodas de 3 y 4 goles, la falta de acierto en ataque condenó al equipo a sufrir.

Con 10 minutos por jugarse y renta de dos goles, los de Nolasco se dieron cuenta de que la victoria iba a ser difícil, pues a pesar de que Gijón dirá adiós a la Asobal, sus jugadores nunca entregaron la cuchara.

La renta de dos se redujo a la mitad en el minuto 55, y faltando 16 segundos Gijón igualó el partido a 28, momento en el que Nolasco pidió tiempo muerto para preparar la última jugada del partido.

No salió en Copa pero sí en Liga

A falta de 3 segundos, giro de cadera de Rochel y golazo que parecía dar la victoria a los oscenses, pero un rápido saque del meta del equipo filial Samuel García (de buena actuación en los minutos finales), fue convertido en gol por un jugador local, aunque los colegiados decidieron no darlo como válido y dejar el marcador final en un 28-29 agónico pero vital para Bada Huesca que deja el descenso a 5 puntos.

Destacar la labor individual de Diógenes Cruz, de buena dirección y gran aporte goleador, la veteranía de Abraham Rochel y las decisivas paradas de Savic, desde los 7 metros sobretodo.

Bada Huesca deberá reflexionar y analizar como un partido muy aceptable en su primera mitad, se le complicó tanto que la victoria estuvo a punto de escaparse.