Echaide y Esnáider con Sorribas en su presentación como jugadores del Toledo | Foto: @Ser_Toledo
El delantero de la Sociedad Deportiva Huesca que esta temporada jugará en el Toledo, fue presentado como nuevo jugador del club toledano junto al también ex azulgrana Ion Echaide.
Echaide y Esnáider con Sorribas en su presentación como jugadores del Toledo | Foto: @Ser_Toledo
Echaide y Esnáider con Sorribas en su presentación como jugadores del Toledo | Foto: @Ser_Toledo

Juan Esnáider comenzó explicando los motivos que le llevaron a dejar el conjunto oscense: “La idea de salir del Huesca y renunciar a Segunda División y venir al Toledo es porque necesito es jugar. Tengo 23 años y lo que necesito es jugar y marcar goles. El año pasado no tuve la suerte de marcar demasiados. Es cierto que ayudé al equipo y jugué muchos partidos, pero para ser delantero siempre te piden más y que marques. Vengo con la idea de marcar cuanto más mejor y ayudar al equipo, que es lo más importante. Con el paso de los partidos, si el equipo va arriba mis goles serán menos importantes pero cuantos más mejor”.

Juan habló de sus primeros días en la Ciudad Imperial: “La acogida fue muy buena pero al no poder entrenar no es lo mismo. La semana que viene espero estar ya con el equipo y empezar a conocernos ya. Tengo un problema en el abductor y espero que vaya a mejor pronto“.

“El año pasado ascendí con el Huesca y no por el apellido me quedé”

El joven delantero habló del teórico peso que supone portar su apellido: “Muchas veces dicen que el apellido de mi padre puede ser una presión añadida, que me exigen más por ser hijo de quien soy, pero yo no la noté. Yo me exijo por mi, intento hacerlo lo mejor posible, mejorar. Mi padre no me va a regalar nada. El año pasado ascendí con el Huesca y no por el apellido me iba a quedar. Todo lo que consigo es gracias a mi, está claro que si los contactos de mi padre me ayudan siempre viene bien pero después de que yo haga mi trabajo como debo hacerlo“.

Esnáider habló del Grupo 2 de la Segunda División ‘B’, una categoría que conoce bien tras su paso por el Huesca: “Es un grupo duro, el año pasado se vio que era el más parejo de todos. Se dijo que era el más flojo y se demostró al final que es duro, ascendimos el Huesca y el Bilbao. En la Segunda ‘B’ los partidos no son fáciles, con el Huesca ganamos muchos partidos sufriendo por la mínima. Tenemos que ganar todo lo que podamos. Es difícil jugar en Segunda ‘B’ en campos como el del Socuéllamos, pero hay que adaptarse. Hay que mantener el partido vivo y la puerta a cero“.

.