Ambos futbolistas de la SD Huesca tuvieron que ser sustituidos por lesión durante el partido de ida frente al Nástic de Tarragona. Depende de su progresiva evolución durante los días que restan hasta el domingo, podrían estar disponibles para que Luis García Tevenet cuente con ellos en el partido de vuelta.
José Gaspar frente al Nástic en El Alcoraz | Foto: Cordón Press
José Gaspar frente al Nástic en El Alcoraz | Foto: Cordón Press

Saltaron las alarmas en El Alcoraz cuando José Gaspar se dolía tendido sobre el terreno de juego, aquejado de unas molestias en su tobillo. El futbolista extremeño tuvo que ser sustituido durante el descanso y en la segunda parte fue Josan el que ocupó su puesto. Tras las exhaustivas pruebas realizadas se ha confirmado que el atacante natural de Cáceres sufre un esguince. El club ha comunicado que Gaspar continúa con un tratamiento de fisioterapia y están pendientes de la evolución diaria. Dependiendo del progreso que experimente, Tevenet decidirá si lo llama a filas para formar parte de la lista de jugadores convocados que buscarán este domingo subir al Huesca a Segunda División, aunque todo hace indicar que estará sobre el verde del Nou Estadi.

José Manuel Rojas también se retiró antes de tiempo del partido de ida frente al conjunto tarraconense. Tras probar fortuna con una zapatazo desde fuera del área que se fue muy desviado, rápidamente se llevó la mano al isquiotibial derecho y le comunicó las molestias al cuerpo técnico, que decidió apartarlo del encuentro para dar entrada a Álex García. Tras los exámenes médicos se ha sabido que Rojas sufre una sobrecarga en el músculo antes mencionado, pero los servicios médicos descartan que haya una lesión importante. Ambos jugadores entrenarán a menor ritmo que sus compañeros en vistas a estar disponibles este fin de semana.

Los jugadores recurren a la criogenización

Morillas en la máquina de criogenización | Foto: @LTevenet
Morillas dentro de la máquina de criogenización | Foto: @LTevenet

No sólo Rojas y José Gaspar están recibiendo cuidados y mimos especiales. En redes sociales se ha visto a varios jugadores del Huesca en máquinas de criozación para recuperarse mejor físicamente tras el esfuerzo realizado el domingo frente al Nástic. Estas máquinas, llamadas criosaunas, acelaran la recuperación física porque reduce la inflamación de los músculos y es un método muy utilizado actualmente. Este tratamiento consiste en soportar unas temperaturas de entorno a 200ºC bajo cero, un frío extremo con el que el cuerpo humano no sufre puesto que está liberando endorfinas. Los jugadores se introducen en las cabinas con nitrógeno líquido y de esta forma reactivan el flujo sanguíneo mucho más rápido. Las sesiones no suelen durar más de cinco minutos y, según los expertos, se pueden realizar dos o tres veces por día.