El capitán de Magia Huesca dió un recital ofensivo contra Lleida en el amistoso celebrado en Huesca el pasado sábado, símbolo de que algo está cambiando en su juego.

Jorge Lafuente vive esta temporada su quinta campaña completa en LEB Oro con Magia Huesca, a pesar de hacerlo esporádicamente en los dos primeros años de historia del club en Oro, siguiendo de esta forma ligado a su club de siempre que le vio nacer como jugador de baloncesto. Será el gran capitán un año más de la actual era del baloncesto profesional oscense, emulando a Alberto Alocén.

De todos es sabido que nuestro ‘7’ se caracteriza por ser un gran defensor, con mucho carácter y sobre todo con muchas ansias de mejora, lo que le ha llevado de no llegar a 10 minutos por partido hace cinco campañas a disputar la última casi 23 minutos de media.

No obstante su crecimiento parece haber dado un giro este año. Después de no renovar Magia Huesca a su padre baloncestístico, Quim Costa, que le ayudó a creer y mejorar durante los cuatro años y medio del entrenador catalán en la capital del altoaragón, este año Sergio Jiménez parece haberle querido dar una vuelta de tuerca al progreso del jugador sobre la pista con un renovado Jorge Lafuente.

El Jorge de siempre

En el partido contra Força Lleida vimos al Jorge Lafuente de siempre; defensor, pegajoso con sus rivales, que siempre anima al equipo y que no da un balón por perdido, pero que además de esta labor sucia de intangibles, se prodigó también en ataque, algo a lo que no estamos acostumbrados. El capitán metió 17 puntos, siendo uno de los destacados del equipo, fruto de un gran acierto desde más allá del 6,75 donde lanzó sin pensárselo dos veces, de su atrevimiento cerca de canasta aprovechando las oportunidades que le llovían del aro o le llegaban de sus compañeros, y creando sus propios espacios, botando más el balón de lo que nos tiene acostumbrados creyendo en sus capacidades sin miedo al error y demostrando que es capaz de dar un paso adelante esta temporada en el aspecto ofensivo.

Hablando de estadísticas Jorge Lafuente para nada es manco. Hay que remarcar su lanzamiento de 3 puntos, donde en los pasados ‘playoffs’ promedio un 36% de acierto, en liga casi un 33%, y la temporada anterior rozó el 37% dejando entrever su buen tiro de larga distancia, donde iguala a los mejores del equipo o los especialistas en acierto en las últimas temporadas. Razón de más para poder confiar en su lanzamiento.

Lo que años atrás era flotar al capitán por parte de los rivales por su falta de atrevimiento ofensivo en ocasiones se ha acabado. Tenemos un Jorge Lafuente 2.0 que si no le defiendes tira sin miedo de 3 puntos y con gran acierto, y si lo haces, puede penetrar hacia dentro sin temor. El capitán sigue creciendo y se hace respetar en LEB Oro como un hombre importante, un año más, bajo las filas de Magia Huesca.