Jorge Abel y Lorien Hernández (centro) en Lanzarote |Foto:
Si el Ironman combina tres exigentes disciplinas deportivas de forma consecutiva, el Ironman de Lanzarote añade dificultad y sufrimiento a los 3,8 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie, pues el fuerte viento que marca la natación y la bici, el desnivel de 2.500 m en el sector bici en un paisaje volcánico indescriptible, y el calor de la maratón en Puerto del Carmen acentúan su dureza, siendo considerado el más duro.
Jorge Abel y Lorien Hernández (centro) en Lanzarote |Foto:
Jorge Abel y Lorien Hernández (centro) en Lanzarote | Foto: Club Deportivo Huesca

Y a esta dura prueba se presentaron el pasado sábado día 21 los triatletas del Club Deportivo Huesca Jorge Abel Olivar y Lorien Hernández.

Jorge Abel Olivar acudió este año con más ganas si cabe tras el accidente que sufrió el año anterior y que le obligó a pasar por quirófano, y que le impidió finalizar su reto solidario y personal con Izas, la princesa guisante.

Resultados espectaculares para Jorge Abel, que finalizó en el puesto 17 de su categoría y en el 101 de la general con más de 1900 triatletas, siendo el aragonés mejor clasificado. A pesar de este fántástico resultado, Jorge está convencido de que podía mejorarlo: “La natación tuvo una sorpresa con la que no contaba, la organización colocó a 320 triatletas por delante en la salida, obligando a un cambio de estrategia y teniendo que adelantar a muchos de ellos”, Jorge Abel finalizó el sector en la posición 11, a sólo 11 minutos del campeón del mundo. En la bici le penalizó el recuerdo del accidente del año anterior, siendo algo más conservador de lo habitual hasta que pasó el Mirador del Río donde la tensión desapareció; la carrera a pie la comenzó a un ritmo excelente, 4:30, pero el flato, que nunca había sufrido, apareció a partir del km 7 y prácticamente no le abandonó los 35 km restantes, perdiendo 5 posiciones. Jorge entró en meta acompañado de su hija y de una gran satisfacción por no sólo acabar lo que el año anterior no fue posible, sino por la posición y el resultado obtenido: natación: 57:08, bicicleta: 5:40:32, carrera: 3:46:12 para un tiempo total: 10:34:54

Lorien Hernández ya tenía la experiencia en esta distancia, pues hizo hace 2 años la distancia Ironman en Vitoria, que fue también solidaria con Izas, la princesa guisante, y le dio las claves para finalizar esta prueba que según sus palabras “no sólo es más dura que Vitoria, sino que es más dura de lo que me esperaba”. La segunda vuelta de la natación fue complicada, nadadores dispersados y que nadaban con agresividad innecesaria. El sector bicicleta lo realizó guardando fuerzas para afrontar el Mirador del Río, en carrera podía ir más deprisa, pero su experiencia en Vitoria hizo que aunque empezara corriendo a 5, se obligara a bajar el ritmo para aguantar toda la durísima maratón que tenía por delante. Lorien cumplió así su objetivo, finalizar el Ironmán más duro. Logró una fantástica posición, la número 100 de su grupo de edad y la 572 de la general: natación 1:08:29, bicicleta 6:54:30, carrera 4:08:26 para un tiempo total de 12:22:50.

Además de familia y amigos, los deportistas tuvieron un apoyo excepcional. Rafael Laliena y Mireya Rubio quisieron acompañar y animar a estos triatletas a los que entrenaron desde muy jóvenes, algo que sin duda les dio ánimos y fuerzas para esta dura prueba.

Otro atleta de la provincia, Manuel Oliván, del Club Monegros Man de Sariñena, fue finisher en esta prueba. Manuel está muy satisfecho con el resultado, aunque sabe que en el sector bicicleta podía haber alcanzado un mejor tiempo. Consiguió la posición 122 en su grupo de edad y 754 de la general, un gran resultado en éste su primer Ironman: natación 1:13:38, bicicleta 6:50:17, carrera 4:29:17 para un tiempo total de 12:51:13.