Sergio Jiménez ya está en Huesca y ha sido presentado como entrenador de un Peñas que volverá a nutrirse de jugadores jóvenes con ganas de aprender.

De verbo rápido, con ganas de saber quiénes son los periodistas que llevan el peso de la información del Peñas y flanqueado por el presidente y el director deportivo del club. En un brochazo de trazo grueso así se acaba de presentar Sergio Jiménez, el nuevo jefe del banquillo del Peñas. Llega impregnado por esa filosofía del club donde se combina la historia que le da los 40 años de la entidad con la necesidad de ahormar un equipo en el equipo en el que la juventud y las ganas de aprender se funden para mostrar su seña de identidad.

Jiménez, entre Orús y Álvarez, en su presentación oficial como preparador del Peñas. Foto: I. V.
Jiménez, entre Orús y Álvarez, en su presentación oficial como preparador del Peñas. Foto: I. V.

Jiménez firma por una temporada con opción a otra más, afirmó el presidente de la entidad Antonio Orús. No hubo foto de rigor estampando su rúbrica en el contrato y sí con la camiseta del club. Es el eterno guiño a la ACB, el grial en el que se encuentra obcecado tanto la directiva como su afición. Quim Costa logró la pasada temporada tocarlo con los dedos y Jorge Lafuente, el ‘capi’, ya recordó hace unos días en la presentación de la nueva equipación, que con trabajo todo es posible. Y carbón para la máquina no va a faltar. Jugar en el Peñas es sinónimo de pelear hasta la última bola y, sobre todo, de jóvenes con hambre por aprender.

El técnico agradeció la confianza depositada en él. Se formó en el Fuenlabrada. Sabe lo que es la ACB y también la LEB Plata, competición con la que logró el ascenso a la LEB Oro mandando en el Araberri alavés. Ahora, en sus manos se deposita un conjunto con historia en el baloncesto nacional y en una competición donde se agitan jugadores con pasado y con futuro. Un segundo escalón del baloncesto nacional competitivo y complicado. “Vengo a un club histórico, con las ideas claras. Fue básico para fichar su filosofía y espero devolver la confianza que han depositado en mí con trabajo y resultados”, dijo.

No se marca metas y sí plazos. El primordial es el de construir “la mejor plantilla posible y hacer un buen baloncesto”, afirmó para deslizar de forma que no quepan dudas de que luego “la competición nos pondrá en nuestro sitio”. Coincidencias de la vida, el técnico creció deportivamente en Fuenlabrada, club que compró la plaza ACB al Peñas. El preparador prefirió no desvelar nombres de los jugadores que formarán parte del próximo Peñas. Eso sí, el denominador común será el de las ganas de aprender.

El director deportivo, David Álvarez, lo define como un “trabajador nato, un entrenador que nos va a ayudar a crecer y que va a hacer mejor a los chicos jóvenes que van a venir a Huesca”.