Foto: LFP
El central riojano de la Sociedad Deportiva Huesca rascó un punto para los suyos en Tenerife gracias a su gol en los minutos finales del choque, lo que mantiene a los azulgrana una jornada más fuera de los puestos de descenso.
Iñigo López en Tenerife | Foto: LFP
Iñigo López en Tenerife | Foto: LFP

Corría el minuto 88 de partido, y el Huesca perdía 1-0 en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife gracias al gol del Choco Lozano en la primera mitad. Los de Anquela dispusieron entonces de un córner a favor que, servido por Fran Mérida y tras ser repelido el primer cabezazo de Arruabarrena por el guardameta local Dani Hernández, el rechace fue finalmente enviado al fondo de la red por Iñigo López, poniendo el empate para los azulgrana también con la cabeza. Con ello murió el partido, y los de Anquela se llevaron a Huesca un punto que, sumado al también empate del Albacete en el Carlos Belmonte contra el Oviedo (se dejaron remontar un 2-0), mantiene a los altoaragoneses fuera de la zona de descenso.

El experimentado central logroñés de 33 años se estrena así como goleador con la Sociedad Deportiva Huesca tras dieciocho partidos de Liga Adelante y tres de Copa del Rey. En todos ellos jugó como titular, perdiéndose un total de seis, contra Albacete, Tenerife, Girona, Elche y, tras ser expulsado con roja directa en el choque contra el Oviedo, los dos siguientes ante Llagostera y Mirandés. Se trata de su decimoprimer tanto como profesional entre Primera (5), Segunda (5), Copa del Rey (1) y la Liga y Copa de Grecia.

Iñigo López disputa un balón con Higuaín en el Bernabéu | Foto: Libertad Digital
Iñigo López disputa un balón con Higuaín en el Bernabéu | Foto: Libertad Digital

En total, Iñigo López ha disputado un total de 153 partidos entre las competiciones antes citadas, jugando en Segunda con Granada y Huesca y en Primera también con el Granada, Celta y Córdoba la temporada pasada. En Grecia tan solo disputó cinco partidos con el PAOK de Salónica. Además, Iñigo López, salido de la cantera del ya extinto CD Logroñés, vivió un periplo de ocho años en el fútbol madrileño entre Tercera y Segunda División ‘B’ con Las Rozas, Atlético de Madrid B, UD San Sebastián de los Reyes y AD Alcorcón, con el que ascendió a la Liga Adelante y jugó la mítica eliminatoria de Copa del Rey ante el Real Madrid, en el que los alfareros ganaron por 4-0 al conjunto blanco en la ida en Santo Domingo.

El curtido defensor se ha convertido en una pieza clave en los esquemas de Anquela (también lo era con Tevenet), tras perderse tan solo el primer partido del técnico jienense en el banquillo oscense, contra el Mirandés, por sanción. En esta ocasión, su gol ha servido para que los oscenses saquen un punto de Tenerife y se mantengan una jornada más fuera de las posiciones de descenso.