El riojano atendió a los medios de comunicación tras el entrenamiento que realizó la plantilla ayer en el IFPE Montearagón. El central comentó la actualidad del equipo, que pasa por la situación complicada que atraviesa.
Íñigo López frente al Alcorcón en El Alcoraz | Foto: sporthuesca.com
Íñigo López frente al Alcorcón en El Alcoraz | Foto: sporthuesca.com

“No vamos a tirar la toalla”. Así de tajante se mostró Íñigo López al referirse a la situación que atraviesa el equipo tras los últimos resultados cosechados ante rivales directos. “Teníamos un colchón de puntos que pese a la mala racha nos permiten estar fuera del descenso”, subrayó el central. “Estamos preparados para pelear y afrontar el último tramo de liga”, afirmó Íñigo, quien también quiso referirse a la afición: “Evidentemente la gente está triste, pero el domingo iremos a ganar”.

“Hay que aprovechar que fuera de casa somos más fiables”

Íñigo comentó que “tenemos que ganar y meter al Numancia en el saco. Hay que ganar y conseguir los tres puntos, acercarnos a ellos con el golaverage ganado”El zaguero sabe que el rendimiento del Huesca lejos del Alcoraz es mucho mejor que en el estadio azulgrana, y se refirió sobre ello: “Hay que aprovechar que fuera de casa somos más fiables y es una buena oportunidad para cortar la racha negativa”. Y el riojano pidió calma y tranquilidad en estos días complicados: “Hay que estar tranquilos, hace dos semanas todos el mundo estaba diciendo que había que mirar hacia arriba, barbaridades”.

“Hay que estar unidos, trabajar con ganas e ilusión”

“Si a algún aficionado le hubieras dicho que a falta de once jornadas el equipo estaría fuera del descenso, yo creo que lo hubiera firmado”, declaró el jugador. “Hay que estar unidos, no dormirnos ni bajar los brazos; sería absurdo, tenemos 33 puntos en juego”, continuó López. El central achacó las sensaciones que tiene el equipo tras los últimos resultados al azar del fútbol: “Si se hubiera perdido ante Valladolid y Alcorcón y se hubieran ganado estos últimos partidos, la situación sería muy distintaLa Segunda División está muy igualada y podemos puntuar en cualquier lado. Hay que trabajar con ganas e ilusión; si se gana, las caras serán otras. El equipo ha de pensar ahora en Soria, no hacer cábalas ni cuentas. El último partido nos dará la salvación”.

“Ante el Bilbao Athletic no se supo controlar la ansiedad; el míster es expresivo, quiere tensión”

Acerca del último encuentro liguero, ante el Bilbao Athletic, el ’21’ explicó lo siguiente: “Al Bilbao Athletic ni mucho menos le íbamos a golear, pensábamos ganarle con un resultado estrecho. En un momento se vino todo abajo. Y ahí vinieron las emociones, no se supo controlar la ansiedad que hubo, y al final se llevaron el partido ellos. Íñigo López  no esquivó la pregunta acerca de la situación por la que pasa el propio entrenador, Juan Antonio Anquelam tras la última derrota, declarando que “el míster es expresivo, quiere tensión e intenta transmitirlo a los jugadores. Se puede mejorar y corregir los errores cometidos en los partidos anteriores, como por ejemplo el error de concentración del día de la Ponferradina”.

“El equipo es una familia; estamos concienciados de que mantener la categoría es vital”

Íñigo finalizó su comparecencia diciendo que “el equipo es una familia, y las cosas se hablan para mejorarlas, pero los problemas se resuelven en casa. Estamos concienciados de que mantener la categoría es vital para todos. Lo normal era llegar con opciones y dependemos de nosotros mismos. Ganemos, empatemos o perdamos en Soria, dependemos de nosotros mismos y nos seguiremos jugando la vida en estas diez finales que quedan”.