Foto de familia de los cinturones negros del CJ Binéfar | Foto: CJ Binéfar
El pasado lunes, el Club Judo Binéfar vivió un día de los que quedarán marcados en su reciente historia. Y es que, por vez primera, el club pudo reunir casi a la totalidad de los judokas que han logrado alcanzar el nivel de cinturón negro desde su fundación en el año 2001.
Foto de familia de los cinturones negros del CJ Binéfar | Foto: CJ Binéfar
Foto de familia de los cinturones negros del CJ Binéfar | Foto: CJ Binéfar

Tras un trabajo de varios meses buscando fechas y cuadrando agendas, al fin fue posible reunir a 29 de los 34 judokas cinturón negro que el club ha formado y que, aun con algunos ya alejados del tatami, siguen y seguirán siendo la referencia y fiel reflejo de los valores de la entidad y de un trabajo gracias al cual, la localidad de Binéfar puede estar orgullosa de ser una de las poblaciones con una mayor proporción de judokas cinturón negro por habitante pese a que muchos se ven obligados a abandonar el club por motivos laborales o para continuar su formación como estudiantes a los 18 años.

La jornada empezó a media tarde en el gimnasio del Colegio Víctor Mendoza; ese lugar entre cuatro paredes en las que los protagonistas del evento vivieron tantos y tantos momentos de duro trabajo, el lugar que ha visto como el judo binefarense ha crecido de forma trepidante a base de esfuerzo, dedicación e implicación generación tras generación con el principal objetivo de formar personas y deportistas.

Poco a poco, entre saludos y recuerdos los judokas se fueron enfundando sus kimonos blancos y cinturones negros para trasladarse a la Plaza de España, lugar simbólico elegido para realizarse la foto con las autoridades municipales y ser presentados ante las mismas. Tras este encuentro, vuelta al tatami del gimnasio donde muchos de ellos demostraron con la realización de algunas técnicas que pese a llevar varios años sin practicar judo, este deporte es algo para toda la vida y más, si llegas al nivel de la excelencia como su cinturón negro así lo refleja. Por último, los judokas siguieron reunidos para cenar.

Así, “poniendo cara” a los máximos emblemas del judo binefarense, se ponía punto y final al primero de una serie de actos que el club va a organizar para dar a conocer ante las autoridades y a la sociedad binefarense el trabajo que viene realizando durante sus casi 15 años de historia. Una labor encabezada por Antonio Clager y apoyada por todos los que en algún momento han pertenecido al Club Judo Binéfar ya sea como madres, padres, miembros de la junta directiva o sobretodo, alumnos y deportistas de la entidad.