Imagen: Pablo Romero
Goran Huskic ha sido designado MVP de la tercera jornada de la Final del PlayOff de ascenso a la ACB entre el Melilla y Peñas Huesca, merced a sus 24 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias y 31 de valoración.
Imagen: Pablo Romero
Imagen: Pablo Romero

La temporada para el Peñas Huesca echó el telón el pasado viernes con el amargo sabor de la derrota en el Palacio ante el Melilla, pero poco a poco se va valorando lo conseguido colectivamente a lo largo de toda la campaña.

Y es que una muestra de la formidable actuación de los hombres de Quim Costa durante el curso, se puede personalizar en Goran Huskic. El pívot serbio llegaba al Peñas en calidad de cedido tras no haber cuajado en dos años en el Guipuzkoa Basket de ACB, en los que jugó 47 partidos con unos promedios de 1’4 puntos, 1’3 rebotes y 1 de valoración en 5’8 minutos sobre la pista. En cambio, en las filas del conjunto peñista ha experimentado un crecimiento exponencial que le han llevado a promediar 13’2 puntos, 6’4 rebotes y 14’6 de valoración en 25 minutos sobre la pista en los 41 partidos que ha disputado. Además, ha recibido hasta en cuatro ocasiones el título honorífico de MVP de la Jornada, la última de ellas el pasado viernes gracias a sus 24 puntos (10/15 en tiros de dos y 1/3 en triples), 11 rebotes (cuatro de ellos ofensivos), 6 asistencias, 2 robos, 4 faltas recibidas para un total de 31 de valoración. El alero oscense Jorge Lafuente también ha formado parte del quinteto ideal.

El propio Goran Huskic, en declaraciones a la web de la Federación Española de Baloncesto, ha reconocido que recaló en el Peñas “buscando minutos y un rol importante y en Huesca he encontrado todo lo que buscaba. Aquí han confiado en mí y me han dado la oportunidad de poder desarrollar mi juego por lo que les estoy sumamente agradecido”.

Asimismo, Huskic se mostraba exultante en la valoración de la temporada “porque se ha hecho un gran trabajo desde el primer hasta el último día para demostrar que un equipo joven puede realizar un gran papel en esta competición. Hemos sido un grupo unido y muy serio, una auténtica familia en el que la ausencia de egoísmos ha sido la clave para poder alcanzar la final”.

El pívot serbio lamentaba también el descenso del Guipuzkoa Basket, club con el que tiene contrato, y se mostraba ansioso por conocer en qué categoría jugará el club donostiarra ya que en caso de que ninguno de los equipos que se han ganado el ascenso en la pista pueda pagar el canon de ingreso a la ACB, el Guipuzkoa Basket continuará en la máxima categoría del baloncesto nacional, un hecho que ya les permitió salvarse en 2013 y 2015.