Con el último empate de la SD Huesca en San Mamés, los hombres de Luis García Tevenet se convierten en los “reyes” del empate de esta Liga Adelante junto a CD Leganés y CD Numancia.
Los jugadores del Huesca protestan al árbitro el gol encajado frente a la Ponferradina | Foto: Carlos Pascual
Los jugadores del Huesca protestan al árbitro el gol encajado frente a la Ponferradina | Foto: Carlos Pascual

Seis de diez. Es el número de encuentros que la SD Huesca lleva empatados hasta el momento en la reciente temporada en relación al total de partidos disputados, es decir, más de la mitad. Doce puntos posee actualmente el conjunto azulgrana, dos por encima del descenso. Los seis puntos restantes, aquellos que no se lograron al no poder terminar de resolver el encuentro ninguno de los dos equipos, llegaron fuera de casa, en Mallorca y Alcorcón, ambos por 0-1. Y dos derrotas, ambas en El Alcoraz, contra Alavés y Elche.

Las tablas ante Albacete, Tenerife, Girona, Valladolid, Ponferradina, y el último en Bilbao, convierten a los azulgranas en los “reyes del empate” de la Liga Adelante hasta ahora, junto a Leganés y Numancia. Con los pepineros de hecho comparten puntos (12) y balance (2-6-2); los rojillos, sin embargo, con una victoria más en su haber, se encuentran tres puntos por encima de ambos, y a uno del ‘playoff’. Los hombres de Luis García Tevenet recibirán precisamente al conjunto soriano en Huesca el próximo sábado.

Urge ganar en casa, ya que el Huesca es el único equipo de la categoría que todavía no lo ha hecho (si bien es cierto que contra ‘la Ponfe’ se debieron conseguir los tres puntos), y ante el Numancia es el momento perfecto. Los rojillos vienen de dejar escapar los tres puntos en el último minuto de partido ante el Gimnástic y, con ello, la posibilidad de volver a meterse en zona de ‘playoff’, y ni sorianos ni oscenses quieren finalizar la próxima jornada con siete empates en su haber. Tevenet deberá alentar a los suyos para, como ya manifestó en la rueda de prensa previa al partido contra el Bilbao Athletic, dar la primera gran alegría a su afición en casa.

.