David Mainz celebra su gol al Huracán | Foto: Cordón Press
El conjunto altoaragonés necesita reforzarse en la posición de delantero centro. El club está sopesando la llegada de varios jugadores en posiciones de ataque.
Esnaider en el partido amistoso frente al San Lorenzo | Foto: C.Pascual
Esnaider en el partido amistoso frente al San Lorenzo | Foto: C.Pascual

Si en alguna demarcación necesita reforzarse el conjunto azulgrana con más urgencia es en la posición de delantero centro. Una vez cubierta la portería con Jorge Zaparaín y los recién llegados Óscar Whalley y Leo Franco, al igual que las posiciones defensivas (a expensas de la progresión del lateral izquierdo Ivo), el Huesca está buscando jugadores que le den al equipo velocidad y desborde en la zona atacante y sobre todo y lo más importante, gol.

Actualmente la posición de ariete solo tiene dos nombres propios. David Mainz, que llegó la pasada temporada en el mercado invernal y fue uno de los jugadores claves del Huesca al final de temporada, y Juan Esnáider, que tras un rendimiento goleador pobre la pasada temporada es muy probable que abandone la entidad altoaragonesa esta temporada en calidad de cedido a un equipo de Segunda ‘B’ donde pueda acumular minutos y experiencia. Uno de los equipos que se rumorea puja por la cesión del hispano-argentino es el CD Toledo de Joaquín Sorribas, que querría hacerse con el zaragozano.

La salida de Pallarés y la muy posible salida de Esnáider, hace imprescindible que el Huesca se refuerce en posiciones de ataque

La posible salida de Esnáider en calidad de cedido y la venta del ariete de Gandía, Pablo Pallarés, al UCAM de Murcia este mercado hacen imprescindible que el equipo que dirige Luis García Tevenet se refuerce en posiciones de ataque. No obstante, desde el club se espera la llegada de más futbolistas que aporten velocidad y desborde para la obtención de un once competitivo y poder conseguir así la permanencia en Segunda División esta temporada.