Luis Alberto, con su hijo Martín en brazos. Foto: Transvulcania
Un año más y van tres. Luis Alberto Hernando ha ganado esta mañana por tercera vez la Transvulcania, la primera prueba top del exigente calendario de carreras por montaña.

Luis Alberto Hernando ha vuelto a ganar la Transvulcania. Es su tercera victoria consecutiva en una de las pruebas top del calendario mundial de carreras por montaña. El burgalés afincado en Jaca paró el crono en poco más de 7 horas. Entró en meta después de engullir 74 kilómetros y de haber calibrado sus fuerzas para hacer los últimos kilómetros de la prueba en solitario. Ganó en una isla en la que se vive como en pocos sitios este tipo de carreras. Entró en meta aupado por los numerosos aficionados que acompañaron y lo celebró con su hijo, Martín. Seguro que el de esta mañana ha sido uno de los triunfos más emocionantes a lo largo de su dilatada y exitosa carrera.

Luis Alberto, con su hijo Martín en brazos. Foto: Transvulcania
Luis Alberto, con su hijo Martín en brazos. Foto: Transvulcania

Los últimos metros los hizo sobre una alfombra naranja. Unos metros antes de la última curva, en un carril bici que se le hizo larguísimo, aún miró un par de veces hacia atrás. Saludaba a los aficionados, apretaba los puños, señalaba con un dedo al cielo, sonreía, pero también abría la boca a la búsqueda de oxígeno tras muchos kilómetros en una carrera exigente que fue dominada muchos kilómetros por quien a la postre acabó tercero, el americano Sage Canady. La segunda posición fue para el francés Nicolas Martin.

En las declaraciones que hizo a los organizadores de la prueba, lo primero que hizo el corredor fue alabar la organización y señalar que “lo importante era llegar bien” al último tramo de la carrera, una bajada pronunciado donde cimentó su victoria. Luego, descorchó una botella de cava para brindar con la afición por otro gran triunfo.

Tras la paliza de la Transvulcania y con la satisfacción de haber ganado la prueba por tercera vez, su siguiente paso es recuperarse de la mejor forma posible ya que la Zegama está a la vuelta de la esquina. Se disputa el 22 de mayo.