Fotomontaje: sporthuesca.com
El siete de Nolasco se mide esta tarde al Anaitasuna de Pamplona en uno de los choques más deseados por ambos clubes
Fotomontaje: sporthuesca.com
Fotomontaje: sporthuesca.com

Desde aquella final de la fase de ascenso a la Asobal hace ya cinco años y que llevó al BM Huesca a la máxima categoría del balonmano español y al Anaita, también, vía despachos, los dos clubes han trazado caminos similares.

El balonmano siempre ha tenido en el Anaitasuna de Pampona una oda de romanticismo. Su viejo pabellón revive cada fin de semana de partido con este deporte. Sujetado por una Sociedad Recreativa pujante que mantiene los cimientos vivos de este club del pamplonés barrio San Juan, ‘Anaita’ ha recogido la bandera que dejó San Antonio para erigirse en el principal estandarte del balonmano navarro, cuna de buenos jugadores.

La cantera ha sido y es santo y seña de este club que le permite apostar por buenos jugadores de fuera gracias a la chequera que le extiende Helvetia, su patrocinador. ‘Anaita’ y BM Huesca han alfombrado un camino por donde han transitado jugadores para defender los escudos de ambos ciudades según la temporada. Hoy el protagonismo recae en Ander Ugarte, que la anterior campaña se forjó en la línea de los 6 metros oscense con muchos minutos debido a la baja por lesión de Eloy. Hizo un máster avanzado para ganar en calidad. Y antes que él fueron Harsany, David Rodríguez, Demovic, Alex Marcelo, Pepe Novelle y el técnico Txema Senosiain, formado en el club navarro, los que cambiaron de bando.

La rivalidad entre ambas entidades siempre ha estado allí y siempre estará. Afortunadamente, sana. No se pasa del pique puramente deportivo. Pamplona y Huesca tiene mucho en común y esta tarde (20.30), en la llamada Catedral, la vieja pista donde juega el Anaita volverá a vibrar con la visita de un BM Huesca que siempre tiene marcada esta fecha en el calendario.

Esta temporada las tornas han cambiado respecto a la anterior. Son los navarros los que juegan la EHF a diferencia de la 2014/15 en la que fueron los altoaragoneses quienes cruzaron los Pirineos. Desde la irrupción de ambos sietes en la Asobal ambos han peleado por los mismos objetivos. Primero no descender; luego subir un peldaño más para no pasar apuros y más tarde mirar a Europa. Ahora, el empeño es hacerse un hueco firme en la Asobal, plantar los pies en el suelo y que sus nombres suenen cada vez con más fuerza.

Eso sí, romanticismos y coincidencias aparte, la única realidad es que a partir de las 20.30, sobre el 40×20 de Pamplona, la redonda entrará en juego con el único objetivo para cada equipo de quedarse con los dos puntos en juego. Anaitasuna y Bada Huesca han tenido un inicio de calendario complicado. Los primeros abrieron el campeonato contra el Barça y han jugado también contra Granollers. La única victoria que almacena la obtuvo contra el BM Aragón. El punto que luce en el casillero de los de Nolasco fue contra Villa de Aranda. Ya ha jugado contra Barça y Logroño, por lo que hoy ‘arranca’ la liga para los de Nolasco.