CABECERA Web Completa

Un golpe sobre la mesa

2
Con el triunfo frente al cuadro vallisoletano, el Huesca se sitúa séptimo con 39 puntos, siendo el primer equipo en amenazar la última plaza del ‘playoff’.

Cada vez más grande y cada vez a menos distancia. Con la buena racha de resultados cosechada en las últimas cuatro jornadas, la SD Huesca ya es el primer club en asomarse en los espejos retrovisores del autobús del Getafe, equipo que marca el ‘playoff’ con 43 puntos. Los de Anquela, tras ganar al Valladolid y sumar diez de los últimos doce puntos disputados, se encuentran séptimos con 39 puntos, es decir, a cuatro de los puestos de ‘playoff’ y diez por encima de la zona de descenso a Segunda División ‘B’.

Bar Álvaro

La derrota del Lugo en casa contra el Almería, el pinchazo del Numancia en La Romareda y el peleado empate del recién ascendido Reus en todo un campo de Primera División como Vallecas, sumados a la propia victoria del Huesca al Valladolid (rival directo al que los azulgrana le han ganado el ‘gol average’), ha permitido al club altoaragonés posicionarse como el primer equipo perseguidor de la zona más alta. Además, la contundente derrota del Getafe en Girona no ha hecho más que ayudar a un Huesca que recibirá en El Alcoraz en cuatro partidos a los azulones, que están atravesando un momento complicado.

Posicionarse en una plaza privilegiada no ha sido la única consecuencia y buena noticia que ha vivido el Huesca y su aficionado. El equipo entrenado por Anquela ha obtenido la décima victoria de la temporada en tan solo 28 partidos, segunda mejor marca en la historia del club en Segunda División tras la conseguida en la 2008/09, ya que ese año se lograron diez triunfos en 27 partidos (la 11 ese año aterrizó en la jornada 29, por lo que este Huesca aún puede igualar ese registro). El año pasado, la decena de victorias no llegó hasta la jornada 36.

Así, con el descenso alejado y la permanencia cada vez más cerca, el Huesca está en disposición de pelear por todo. Sin presión y con la confianza desatada, los pupilos del míster jienense ya han demostrado que pueden ser un escollo complicado de superar ahora que se acerca el tramo decisivo de la temporada. Ya solo está por ver si en las próximas tres jornadas (Almería y Mirandés a domicilio y Mallorca en casa) el Huesca se lo cree y se apoya en la victoria contra el Valladolid para mirar hacia arriba más que nunca.

También podría interesarte Más del autor

Comentarios