La rider de Sallent de Gállego Ione Gangoiti sigue buscando su hueco en el Freeride World Qualifier área Americas. La tensina ha hecho de Whistler (Canadá) su cuartel general y acaba de competir en la prueba de Kicking Horse, disputada en el país de la hoja del arce.

Lleva la aventura incrustada en su forma de ser. Está lista para emprender una de esas aventuras soñadas por muchos y hechas por pocos: un viaje de norte a sur del continente norteamericano y en furgo. Partirá desde Crystal Mountain (Washinton), en la costa Oeste, dirección Sudamérica. Pero antes tocó y toca competir en el FWQ.

Y sobre sus esquís participó en las pruebas celebradas en la estación de Kicking Horse. En la catalogada con dos estrellas eligió una línea “que me gustaba mucho con un buen salto en la parte alta y una piedra doble en la parte baja. Sabía que había dos opciones: ir grande y terminar muy bien o pegármela… y, efectivamente, me la di”, cuenta. La caída tuvo como efecto directo perder cualquier esperanza de obtener un buen puesto en la clasificación, pero aún así no se amilanó y decidió seguir para coger el salto de la parte inferior de la línea escogida. “Fue una bajada muy divertida”, resume.

En la prueba de cuatro estrellas, el máximo nivel de competición, se quedó fuera de la final. Hace examen de conciencia y encuentra la explicación a la línea de descenso escogida. “Era muy evidente y fueron muchos los que la eligieron”, señala. Por si fuera poco, el sorteo de salida la puso en la penúltima posición de los 25 participantes de esquí… y antes pasaron los rider de snow con lo que la zona estaba muy trillada. Poca nieve y las dudas planteadas en la cabeza de Ione sirvieron para que la rider altoaragonesa hiciera una bajada plena de dudas. Y eso implicó un descenso sin apenas fluidez que, en una competición donde la subjetividad del jurado que puntua es absoluta lo hace todo muy difícil. “Además, apoyé mi mano dos veces sobre la nieve. Sé que no tengo excusas, pero de todo se aprende”, recuerda.

Su próxima parada la lleva a competir esta semana en Crystal Mountain 4*. Se trata de una zona desconocida para la rider de Sallent de Gállego y con la que pondrá el broche a su participación esta temporada en el FWQ. Sus objetivos son claros: disfrutar de la línea y terminarla. Y luego, a la furgo rumbo al sur.