El próximo sábado la SD Huesca visitará A Malata para enfrentarse al Racing de Ferrol, en la que es la 2ª eliminatoria del play-off de ascenso a la Liga Adelante, tras quedar los de Luis García eliminados en la primera. En el siguiente artículo, y como parte de la previa del encuentro, repasamos los precedentes del club altoaragonés en tierras gallegas en Segunda División, donde ha cosechado muy buenos resultados

Debido a la no coincidencia de equipos gallegos y aragoneses en el mismo grupo de Segunda División ‘B’ en los últimos años, el primer encuentro de la SD Huesca en Galicia fue, pues, en el regreso de los azulgrana a la categoría de plata. El siete de marzo de 2009 los de Antonio Calderón visitaban Balaídos para enfrentarse al Celta. El resultado, que actualmente sería claramente tachado de sorprendente, en aquel tiempo ni mucho menos lo fue tanto: aquella temporada, los celestes, ahora equipo de parte media-alta de tabla en Primera División, no pudieron más que obtener un mediocre 17º puesto, coqueteando así con las posiciones de descenso, por el 13º de los oscenses, que se salvaron holgadamente. El Huesca se trajo los tres puntos de Vigo gracias a un solitario gol en la segunda mitad de Jokin Esparza.

Imagen del último partido de la SD Huesca disputado en Galicia, ante el CD Lugo | FOTO: Marca
Imagen del último partido de la SD Huesca disputado en Galicia, ante el CD Lugo | FOTO: Marca

Al año siguiente, nuevamente los de Calderón visitaron Balaídos en la última jornada de Liga, y nuevamente se trajeron los tres puntos gracias al tempranero gol de Mikel Rico. Sin embargo, en aquella ocasión este resultado no tuvo la misma repercusión en Vigo que el de la temporada anterior; ambos conjuntos llegaban al choque sin nada en juego, con la permanencia ya asegurada. El del curso siguiente, el 10/11, fue probablemente el resultado más “sorprendente” de entre todos los que ha obtenido la SD Huesca en Galicia. Por tercer año consecutivo, los de ahora Onésimo Sánchez, vencieron a los celestes en su estadio: 1-2, goles de Roberto (3′), Gilvan Gomes (89′) y David Rodríguez (91′). Pero no solo habían ganado al Celta en Balaídos; habían logrado batir, en su propio campo y ante su gente, al que por aquel entonces era el líder de Segunda División, que acabaría cayendo en los play-off de ascenso a Segunda División ante el Granada.

La 11/12, sin embargo, no fue tan satisfactoria para los azulgrana en tierras gallegas. El Celta “destrozó” al Huesca en la 10ª jornada con un contundente 4-0; a final de temporada, los de Paco Herrera finalizarían en 2ª posición, logrando el ansiado ascenso a Primera. Pero los altoaragoneses todavía tendrían la oportunidad de visitar Galicia por segunda vez en esa temporada: los de Quique Hernández visitaron en la penúltima jornada el histórico Municipal de Riazor, donde tantas grandes batallas de Liga de Camepones se habían luchado en años anteriores, para colarse en la fiesta del ascenso del Depor. Y a punto estuvieron de estropearla; el tanto inicial de Núñez hizo temerse lo peor a los aficionados coruñeses, pero los goles finales de Riki y Xisco terminaron de nivelar la balanza a favor del bando local, que se alzaría así con el título de campeón de Liga Adelante.

En la última temporada del Huesca en Segunda División, tocó visitar un nuevo escenario en Galicia, con los dos “grandes” en Primera: el Antxo Carro, casa del CD Luego, conjunto recién ascendido a la categoría de plata. Y, como antaño, los altoaragoneses lograron volver a triunfar en el noroeste nacional. Un contundente 2-4 (Óscar Díaz x2/Borja Bastón, Carlos Lázaro, Núñez y Jokin Esparza) otorgó los tres puntos al equipo visitante que, sin embargo, no logró evitar el descenso a final de temporada, como sí hicieron los de Quique Setién.

Luis García Tevenet y sus hombres tendrán la oportunidad de continuar con la buena racha en tierras gallegas el próximo sábado (18:00 horas). De todos los que allí ha disputado hasta la fecha, con balance de cuatro victorias y dos derrotas, el del Racing de Ferrol es el más importante de todos ellos: del resultado cosechado en la localidad coruñesa dependerán, en gran medida, las opciones de los oscenses de retornar a la categoría de plata.