El catalán volvió a ser decisivo y demostró por qué es uno de los referentes del equipo oscense. Su gol de cabeza ante el Real Oviedo deja a la SD Huesca fuera del descenso.
Foto: LFP
Fran Mérida en el Carlos Tartiere | Foto: LFP

La SD Huesca consiguió 3 puntos de oro en su choque ante el Real Oviedo jugado el sábado en el Nuevo Carlos Tartiere. Fue Fran Mérida, quien con picardía y colaboración de Arruabarrena, aprovechó  un despiste de la defensa asturiana para rematar con la testa un centro de Alexander y conseguir, así, batir a Rubén Miño. Un gol que adelantó a los de Anquela y obligó al Oviedo a apretar y a atacar con insistencia. El Huesca, de nuevo por delante en el marcador, supo defender su ventaja con una zaga rocosa y un Leo Franco que hizo una parada crucial.

El ‘8’ del Huesca cuajó un muy buen partido. Sobre el verde del Tartiere, se volvió a ver la mejor versión de Mérida: se erigió como la referencia del equipo, multiplicándose en el terreno de juego y colaborando en todas las facetas, tanto distribuyendo como robando balones y liderando a los suyos Todos el fútbol azulgrana pasó por sus botas, y si Fran Mérida dirige, el Huesca juega a buen ritmo. Su gol rubricó otro formidable encuentro.

Esta temporada, el barcelonés es, junto a Darwin Machís (8), uno de los máximos goleadores (y segundo) del equipo oscense, sumando hasta la fecha 6 tantos en la competición liguera. Pero si nos fijamos en los goles anotados en todo el curso, Mérida ya tiene los mismos que el venezolano (8), contando los 2 que consiguió en Copa. En el vestuario es uno de los pesos pesados, además de ser el tercer capitán por detrás de Camacho y Carlos David, lo que evidencia la importancia y los galones que tiene Don Francisco tanto dentro como fuera del campo. El equipo necesita al mejor Mérida de cara a las próximas finales que el conjunto azulgrana debe afrontar, aunque si este sigue así, el Huesca ya tendrá algo menos de lo que preocuparse.