Esta vez salió cara en la moneda. Ante Aranda y Anaitasuna salió cruz, pero esta vez fue justo el deporte con el Bada Huesca, para rescatar un punto merecido ante su bestia negra, el Granollers, que dominó buena parte del partido. Partido trabajado, luchado y competido hasta el final, con dos equipos que dejaron todo en la pista, y en el que sobresalió de manera sublime la figura de Dani Arguillas bajo la meta oscense. || CRÓNICA DEL PARTIDO.

.