El partido fue lo de menos. Lo de más llegó tras el bocinazo final. Marco Escribano, el capitán del BM Huesca se fue a la grada, con sus amigos y familiares y se fundió en un abrazo tremendo con su gente. Puso así el broche a su presencia sobre el 40×20 en el Palacio de los Deportes tras siete temporadas en el primer equipo. || CRÓNICA DEL PARTIDO.

.